Imagen: Foto Presidencia de la República. El presidente Carlos Alvarado, a la derecha, junto a miembros de su gabinete e jerarcas de estado durante la firma de la declaración de interés público y nacional de la Política Pública de Economía Social Solidaria (PPESS).

Alvarado recordó que las formas asociativas de emprender y producir de la ESS existen en el país desde hace muchas décadas en empresas con una estructura asociativa más horizontal y principios solidarios entre sus integrantes, en las asociaciones de desarrollo comunal que emprender para impulsar el desarrollo local, y en las empresas cooperativas que han sido el motor del desarrollo en varias regiones del país.

“La Economía Social Solidaria es un concepto que se maneja desde hace mucho tiempo y que no es nuevo en el país. No obstante, es hoy que desde el gobierno de la República se adopta una política nacional con el apoyo de las instituciones, para llevar adelante una dirección y acciones en pos de la economía social solidaria” dijo el mandatario.

Agregó Alvarado que “no es cosa menor, lo que se materializa en la firma de un documento, es el cierre de un proceso de trabajo, de consulta, de cerca de dos años liderado por el Consejo Presidencial de la ESS que coordina el vicepresidente Marvin Rodríguez”.

“La construcción de una Política Pública de Economía Social Solidaria es una muestra de cómo al dialogar y escucharnos es posible avanzar para el bien común. Nos permite, además, recordar que la solidaridad y la cooperación son esenciales para nuestros quehaceres: sobre todo, en estos tiempos de emergencia”, afirmó el presidente.

Esta política pública inició su construcción en el 2018 mediante un amplio proceso participativo sectorial y territorial. La consulta se llevó a cabo en dos etapas: la primera, de carácter presencial en la que se efectuaron 15 talleres en todo el país; la segunda, de carácter virtual, recabó insumos de aquellas personas que deseaban aportar al proceso pero que no podían asistir a los talleres. En total, se involucraron al menos 350 personas, que representan una amplia base asociativa.

En el acto de lanzamiento participaron el Vicepresidente y coordinador del Consejo Presidencial de la Economía Social Solidaria (CPESS), Marvin Rodríguez; la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Geannina Dinarte; la ministra de Economía, Industria y Comercio, Victoria Hernández; el viceministro de Economía Social Solidaria, Luis Diego Aguilar; la directora ejecutiva de la Cámara de Economía Social Solidaria, Montserrat Ruiz; el presidente del Directorio de la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Banco Popular y de Desarrollo Comunal, Fernando Faith; y el representante de la Pastoral Social Cáritas, el presbítero Edwin Aguiluz.

El vicepresidente Rodríguez destacó que esta política viene a cumplir un doble propósito, por un lado, para articular de mejor manera los esfuerzos de las distintas instituciones que atienden las empresas del sector, y mediante esa mejora en la coordinación, hacer más eficiente la inversión pública en un contexto donde estamos llamados a generar más valor público con menos recursos.

Rodríguez puntualizó en que la Política Pública de la ESS (PPESS) va a priorizar en cinco principios: trabajo decente, desarrollo territorial, equidad de género, inclusión sociolaboral de las juventudes y ambiente. Y establece tres ejes de trabajo, el primero de estos es el de “Servicios institucionales y modelo de articulación interinstitucional”, seguido por el eje de “Remozamiento del marco normativo” para finalizar con el eje de “Gestión del conocimiento”.

La ministra de Trabajo, Dinarte, destacó que “esta Política Pública nació de los territorios, de los distintos sectores que desde su comunidad trabajan sin descanso para llevar desarrollo y bienestar para sus familias. Esta Política es un instrumento para la movilidad social de las regiones de la mano de la economía social solidaria” aseveró.

La formulación y puesta en marcha de la Política Nacional de Economía Social Solidaria ratifica el compromiso del Gobierno de la República para con el sector de economía social solidaria y sus distintas figuras empresariales, había señalado el presidente Alvarado, reconociendo el papel histórico que ha desempeñado en el país, pero más importante aún, las contribuciones que puede realizar a la Costa Rica actual y futura, máxime, en el contexto de la profunda crisis económica y social por la que pasa el país.

Las organizaciones de la economía social solidaria están integradas por personas que se unen para desarrollar una unidad productiva que se caracteriza por que sus miembros y personal de la organización realizan su trabajo en condiciones dignas y justas (trabajo decente), tienen arraigo en sus territorios, su producción busca minimizar su impacto negativo en el ambiente, en sus relaciones sociales la práctica es de cero discriminación, en su constitución y gobernanza son inclusivas priorizando la participación de la juventud.