“UNDECA considera que este acuerdo se dio en medio del mayor secretismo, con total falta de transparencia, de forma sorpresiva, invisibilizando a los 1.5 millones de personas trabajadoras”, señala un pronunciamiento de la institución.

El acuerdo, afirma, “es contrario al compromiso que manifestó la Presidencia Ejecutiva, incluso en forma escrita al BUSSCO (Bloque de Unidad Sindical y social de Costa Rica), donde indicó que una vez que se concluyera el estudio realizado por los tres funcionarios de la UCR, se convocaría a diversos sectores sociales, para que en un proceso de diálogo nacional se discutiera el futuro del régimen”.

Según UNDECA, la decisión no está sustentada  en argumentos legítimos, además de que pone la carga del incremento exclusivamente sobre las espaldas de los trabajadores, evidenciando “una complacencia con exigencias del sector político-empresarial”.

“Es ilegítimo porque no se realizó una consulta previa. Asuntos de esta envergadura exigen la consulta, al menos, de los representantes de los sectores afectados en resguardo de los derechos legítimos de las y los trabajadores”, detalló Martha Rodríguez, secretaria general adjunta de UNDECA.

También el gobierno hizo el lunes un llamado a la junta directiva de la CCSS para que revoque el acuerdo y se abra un diálogo con los diferentes sectores afectados por los problemas financieros del IVM, antes de adoptar una nueva decisión.