Funcionarios de Tributación llegaron esta mañana a la casa de Araya para notificarlo sobre el asunto que, según explicó el director de Tributación, Carlos Vargas, no se trata de una evasión de impuestos, como se especuló en medios de prensa.

Vargas dijo que Araya se ha hecho acreedor a una multa de hasta 4 millones de colones por incumplir con estas obligaciones, que podría reducir a 2 millones si cumple con la obligación aunque sea extemporáneamente.

Araya se mostró sorprendido y molesto por el hecho de que los notificadores llegaran a su casa acompañados por una gran cantidad de periodistas, en lo que definió como “un claro afán de afectarme” políticamente.

“No es una notificación que tenga que ver con evasión fiscal ni con ningún incumplimiento de parte mía, me están pidiendo información de movimientos que desconozco”, afirmó el candidato.

“Desconozco cuál es la información que me están solicitando, pero todas las sociedades en que participo tienen sus impuestos totalmente al día. Me ha sorprendido que una notificación como ésta haya sido acompañada por una caravana de periodistas, que se haya creado un gran morbo periodístico”, agregó.

“¿Quién convocó a la prensa? No lo sé”, afirmó Araya, quien reveló que esta misma mañana llamó al ministro de Hacienda, Edgar Ayales, para pedirle una aclaración de los hechos, pero que el funcionario dijo no estar informado de los hechos.

Según Vargas, ni siquiera el ministro estaba informado de la gestión porque se trata de algo privado.

El director de Tributación explicó que Johnny Araya fue seleccionado mediante un sorteo que se efectúa normalmente para citar a personas que tienen compromisos pendientes en materia tributaria, como parte de un control de rutina.