La CNE prevé que la medida se mantendrá al menos una semana, tiempo que servirá para que las autoridades científico-técnicas la Red Sismológica Nacional de la Universidad de Costa Rica y del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de la Universidad Nacional, puedan realizar monitoreo y observaciones científicas del comportamiento del coloso y valorar su evolución.

El presidente de la CNE, Iván Brenes, explicó que los expertos va a valorar todas las afectaciones que se han producido en la zona de influencia más cercana a cráter producto de la frecuente actividad volcánica de los últimos días, y otras posibles afectaciones que se puedan estar generando en la zona.

Brenes informó que también participan en las acciones en el Turrialba personal del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo, que trabaja en cuatro ejes principales: organización de la población, rehabilitación de rutas de evacuación, atención a los efectos en el ganado y la agricultura, y la supervisión y monitoreo de la actividad volcánica.

También informó que la CNE mantiene comunicación directa y permanente con los organismos científico-técnicos para el seguimiento de la actividad del Volcán Turrialba, cuyas erupciones han venido aumentando su frecuencia.

La ceniza, producto de estas erupciones, ha caído en diferentes partes del área metropolitana y ha generado importantes afectaciones en la parte sur-oeste del cráter, donde están ubicadas las poblaciones de la Silvia y la Picada.

La CNE mantiene la ALERTA AMARILLA para los cantones de Alvarado y Turrialba y una restricción de acceso al primer círculo de dos kilómetros donde se ubica el Parque Nacional Volcán Turrialba.