Según interpretan algunas personas ligadas a la educación, se trata de una medida totalmente autoritaria para eludir el diálogo y el enfrentamiento con los gremios.  ¡Diálogo que sí va a establecer con el sector privado de la educación!

La ministra conmovió al país porque adujo la imposibilidad de volver a la virtualidad dado la existencia de 440.000 estudiantes que no tienen capacidad para llevar a cabo el proceso.  Es decir, se escudó en las carencias de los hogares y estudiantes más vulnerables.  Usó, aparentemente, la manipulación para evadir las verdaderas razones de la medida: ganarle el pulso a los gremios. No debería extrañarnos: su superior aparecía, durante la huelga contra el Combo fiscal en el 2018, explicándole a una estudiante de Cartago su lucha por una reforma progresiva; tal reforma progresiva solo existía en su demagogia, porque la que se aprobó, y él defendía, era y es absolutamente regresiva.

El escenario 4

El MEP dividió en cuatro escenarios el espacio educativo.  El escenario 4 corresponde a quienes no poseen dispositivos y conectividad para llevar a cabo el proceso.  Con ese escenario vienen laborando los centros y los docentes desde el año pasado.  Si bien, cuando iniciaron labores, no sabían qué hacer, lo real es que encontraron canales de comunicación para establecer el seguimiento mediante guías que se fotocopian y se envían.  Hubo docentes que se trasladaban a las casas del alumnado para dejar el material y después lo recogían.  Para muchas personas ya estaba bien asimilado el proceso para atender este sector.

¿Está utilizando el Gobierno este dato como escudo?  Existen soluciones múltiples para equilibrar las desigualdades sociales.  Diferentes sectores de la sociedad han dado diversas y muy ricas propuestas. 

El regreso a la virtualidad

Los gremios solicitaron hace más de un mes el regreso a la educación a distancia con un plazo determinado por el factor contagio.  En ningún momento, plantearon la suspensión de clases por el problema de la brecha social.  Según los datos, hay 947 contagios y se han dado 184 muertes.

La vacunación en el magisterio

Las organizaciones magisteriales le ofrecieron al presidente Carlos Alvarado Q. comprar las vacunas para todo el personal ligado a los centros educativos. No han obtenido ninguna respuesta acerca de la posibilidad de que las organizaciones económicas del sector magisterial compren las vacunas.  Según Gilberto Cascante,[1] hubo empresarios que les explicaron que hay vacunas registradas por un valor de $ 18 y por más de cierta cuota donan otra cantidad.  Silencio del Gobierno, como otros tantos de los que suele imponernos.

La indignación

Evidentemente, hay quienes apoyan a la ministra y “argumentan” como siempre contra los sindicatos o contra el personal docente.  Me interesa ir más allá de los estereotipos que se aprenden, y muy bien, quienes siguen al dedillo a la prensa comercial.

1/ El esfuerzo realizado por el personal docente durante toda la pandemia y, sobre todo, este año para sacar del rezago a los estudiantes y ponerlos medianamente al día se va al “carajo”, porque regresarán habiendo perdido lo ganado y habrá que empezar de cero.

2/ Anulan e invisibilizan todo el esfuerzo y el desgaste del personal que inició este año bajo un mandato de regresar al aula de una forma improvisada. Sin embargo, pese a esa improvisación, logró un salto de calidad y pudo atender y acuerpar al estudiantado que reinició el proceso poco a poco, pero alentado por los esfuerzos y la dedicación de ese personal que nunca es estimulado, pero que siempre sigue dando lo mejor.  Como dicen ellas y ellos, “nos arrollamos las mangas y hacemos de tripas corazón por la falta de presupuesto” para cumplir con las medidas y protocolos.

Para no hacer más largo este texto, quienes trabajan en educación pu

 

[1] (2021, mayo 17). Conferencia de prensa. Sindicatos del Magisterio Nacional. https://www.facebook.com/ANDECOSTARICA/videos/4715740445121083

Socióloga y profesora universitaria.
También por Isabel Ducca Durán: