Sergio Ramírez Mercado, recibió el doctorado honoris causa de parte de la Universidad Nacional.

En el acto, Ramírez dedicó el doctorado honorífico a los hombres y mujeres inocentes que se hayan en prisión por el solo hecho de oponerse a las arbitrariedades del gobierno de Daniel Ortega.

“Dedico este homenaje, a los nicaragüenses que se encuentran presos injustamente en las cárceles de Nicaragua, condenados por la dictadura por delitos falsos, con penas completamente desmesuradas. Yo lo que ansío es la libertad de todos ellos, que vuelvan al seno de sus familias, y que dejen de pagar por delitos que nunca cometieron”, declaró.

El acuerdo del Consejo Universitario para otorgar la distinción del doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional al escritor e intelectual Sergio Ramírez Mercado, fue tomado el 4 de noviembre anterior, sin embargo, su aporte cultural, arranca medio siglo atrás.

El acuerdo universitario que otorgó la distinción recuerda la prolongada carrera como escritor de Ramírez, que arranca en 1956, a la edad de 14 años, con la publicación de su primer cuento "La carreta Nagua", publicado en la Prensa Literaria.

Desde entonces, hasta el otorgamiento del Premio Cervantes en 2017, Ramírez ha publicado una extensa obra literaria que incluye títulos como "Margarita, está linda la mar", "Un baile de máscaras", "La fugitiva" y "Tongolele no sabía bailar".

Su extensa producción incluye novelas, cuentos, ensayos, prosa profana y artículos periodísticos, entre otros.

“Sergio Ramírez Mercado genera un aporte a la cultura centroamericana y mundial de un valor inconmensurable, pues encontramos los comportamientos humanos que han sido parte de la historia de nuestra región; por ejemplo, desde la dictadura que vivió Nicaragua a partir de la tercera década del siglo XX, relatada en su novela: Margarita, está linda la mar hasta las vicisitudes populares que se encuentran en sus cuentos, tal es el caso de Un baile de máscaras, así como una depurada y exhaustiva reflexión en La fugitiva sobre tres mujeres costarricenses inmersas en una contracultura que las obligó a su ostracismo, mujeres que martillan la conciencia nacional y aún perviven subrepticiamente”, recalcó Jeannette Valverde, presidenta del Consejo Universitario.

"Es de destacar su posicionamiento, ético, social, cultural y político. Como hombre de letras, su ámbito de acción ha sobrepasado la creación literaria, abrazando el sueño de la patria grande centroamericana, de unidad por la educación y la cutura”, afirmó Francisco González, Rector de la UNA, durante el evento.

Ramírez, quien vivió durante muchos años en Costa Rica, fue director de la Confederación de Universidades Centroamericanas (CSUCA) y fundador de la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA).

Formó parte de la Junta de Gobierno que asumió el gobierno en Nicaragua tras el derrocamiento del dictador Anastasio Somoza.

Posteriormente, se distanció del gobierno de Daniel Ortega debido a su deriva autoritaria y se integró al opositor Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), muchos de cuyos dirigentes hoy se encuentran en la lista de presos políticos.