En su informe anual sobre tráfico de personas, presentado este miércoles por el Secretario de Estado John Kerry, el Departamento de Estado estadounidense degradó a Rusia, China y Uzbekistán al nivel más bajo, junto a otros 19 país que incluyen a Corea del Norte y Siria.

En el documento hay críticas a China por hacer uso de trabajos forzados en cárceles públicas y por la deportación de ciudadanos norcoreanos víctimas del tráfico humano.

Rusia fue criticada por no ofrecer los cuidados necesarios a las víctimas de este delito.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tiene un plazo de 90 días para decidir si aplica sanciones contra los países peor situados en esta clasificación.

Estados Unidos calcula que cerca de 27 millones de personas permanecen esclavizadas en todo el mundo.