La Sala Cuarta echó la última palada de tierra al proyecto de Industrias Infinito para explotar una mina de oro en Crucitas de Cutris, en el norte del país, al rechazar de plano una acción de inconstitucionalidad presentado por la empresa contra la jurispudencia de la Sala Primera y el Tribunal Contencioso Administrativo.

“La Sala Constitucional resolvió por unanimidad rechazar de plano la acción, debido a que no cumplía un requisito básico propio de este tipo de casos, que es estar relacionado con un proceso judicial o un procedimiento administrativo cuya discusión se encuentre aún abierta”, señala una comunicación oficial.

La resolución precisa que el proceso judicial había concluido con la resolución del recurso de Casación dictada por la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia el 30 de noviembre de 2011.

La acción de inconstitucionalidad de Industrias Infinito, subsidiaria de Infinito Gold, se había interpuesto poco antes, el 11 de noviembre de ese mismo año.

“Este es el cierre de veinte años de lucha de las comunidades de la zona norte, que debimos enfrentarnos a diversos intentos por destruir un territorio rico en mantos acuíferos y biodiversidad”, dijo a Informa-tico.com el diputado Claudio Monge del Partido Acción Ciudadana (PAC)

“No obstante, que la empresa se dedicó a criminalizar esta lucha, se cierra una etapa muy importante porque lo que la Sala Cuarta hace es ratificar lo que había decidido el tribunal contencioso y la Sala I”, señaló Monge.

“La empresa lo que tiene que hacer es alistar los maritates que tiene aquí e irse lo  más lejos que pueda”, señaló Monge.

El diputado, que ha sido demandado por Industrias Infinito por 300 millones de colones por presunta difamación de persona jurídico, dijo que lo que sigue es llamar a cuenta a los responsables de este problema, el expresidente Oscar Arias, el ex ministro de Ambiente, Roberto Dobles y  los funcionarios de la Secretaría Técnica Ambiental (SETENA), investigados por el Ministerio Público.

“La empresa lo que tiene que hacer es alistar los maritates que tiene aquí e irse lo  más lejos que pueda”, señaló Monge.

Antecedentes

Industrias Infinito planeaba extraer cerca de un millón de gramos de oro en Crucitas, lo que a precios de mercado internacional representaba un negocio de unos 2.000 millones de dólares, según la información al público.

En 2008, el gobierno del expresidente Oscar Arias declaró el proyecto de "interés nacional", lo que activó de inmediato los trabajos de la empresa.

Paralelamente, las comunidades de la zona norte y el movimiento ecologista iniciaron una serie de acciones de protesta, acompañadas de acciones legales que poco a poco fueron teniendo una vasta repercusión en el país.

En diciembre de 2010, el Tribunal Contencioso Administrativo anuló el decreto de interés nacional en todos sus extremos y ordenó al gobierno que anulara la concesión, por considerar que estaba plagada de ilegalidades.

En la misma sentencia, el Tribunal pidió al Ministerio Público que abriera una investigación para determinar las posibles responsabilidades penales de Arias, Dobles y otros ex funcionarios. La investigación se encuentra abierta en la actualidad pero se desconoce su avance.

Frente al fallo contencioso, la empresa presentó un recurso ante la Sala I de la Corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2010 confirmó en todos los extremos la resolución del Tribunal Contencioso Administrativo.

Pocos días después, en un último esfuerzo legal, la empresa presentó una acción de inconstitucionalidad contra la jurisprudencia de ese tribunal y de la misma Sala I, el cual fue resuelto este jueves para poner fin al largo litigio.