El salario actual de los diputados es de 3 millones 427.000 colones, el próximo ajuste que recibirán será en mayo de 2015 y por primera vez será similar al índice de precios al consumidor, con un tope en el 10%.

El diputado del Frente Amplio, Edgardo Araya Sibaja, dijo que “no es el resultado que esperábamos” pero reconoció la importancia de la regulación a los aumentos salariales en la Asamblea Legislativa y destacó que ahora podrán avocarse a revisar las remuneraciones que reciben otros jerarcas de la administración pública.

Araya dijo que “no se vale” que "en aras de la anunciada austeridad” que se propone para la administración pública se cargue sólo a los servidores públicos “cuando está claro que el salario de los trabajadores, no les está alcanzando".

La diputada Laura Garro Sánchez, de Acción Ciudadana, afirmó que la reforma encontró un buen ambiente en el Plenario y demostró que los diputados de la presente legislatura “con este gesto le confirman al pueblo costarricense que los diputados han venido a trabajar, a servir y no a servirse”.

"Esta Asamblea Legislativa tiene ese compromiso, esfuerzo, y lealtad con el cambio que exigieron los costarricenses, el mensaje del pueblo fue claro y el mensaje que le devolvemos a nuestros conciudadanos también es de la claridad, renunciamos a tener privilegios en manejo de nuestra remuneración" comento la diputada tras aprobarse la reforma.

El libertario Otto Guevara, quien votó a favor de la reforma, señaló que la discusión de esta iniciativa sirvió para que algunos legisladores pusieran sobre la mesa otros temas importantes como el empleo público, la retribución de los jerarcas de los Supremos Poderes y de altos funcionarios de dependencias gubernamentales.