Este lunes, se retomaron las negociaciones en la Mesa de Diálogo con la participación de los representantes de los sindicatos y del gobierno, en un ambiente tenso por la decisión unilateral de la Junta Directiva de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) de aumentar un 1% el aporte de los trabajadores al fondo de Pensiones. Los sindicatos presionan para que se anule la medida, que ya precipitó la caída de la ex presidenta ejecutiva de la CCSS.

El retiro de la Mesa de Diálogo por el sector empresarial representado por la Unión de Cámaras de la Empresa Privada UCCAEP, es visto por los sindicatos como una mala señal.

UNDECA y BUSSCO, por un lado y la ANEP y otros sindicatos por otra parte, anunciaron una huelga para el 29 de junio, contra el aumento del 1% del aporte de los trabajadores. Sostienen que el aumento no tiene fundamento técnico y luchan por el reparto de los costos de la crisis del fondo de pensiones IVM, producto de malos administradores.

Sobre el retiro de UCCAEP, los gremios de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA) y de la central sindical BUSSCO, apuntan que “la cúpula en pleno del sector empresarios, representada por la UCCAEP, se retira de la Mesa de Diálogo porque se opone a asumir su parte de los ajuste que sean necesarios para resolver la crisis del IVM.

Advierten los sindicatos que “la decisión de la élite empresarial es antidemocrática y adversa a la construcción de espacios de diálogo social para buscar soluciones a los graves problemas que aquejan a la gran mayoría de costarricenses”.

La solución para el IVM, debe estar acorde con la esencia misma del sistema de seguridad social costarricense que es la solidaridad y por lo tanto, las soluciones tienen que darse en el marco de esa solidaridad entre la clase trabajadora, el Estado y los patronos. “Cualquier solución unilateral que afecte a uno solo de los tres sectores, rompe el esquema solidario y sería antidemocrático”, concluyeron.