La reforma entró en vigencia a partir del lunes, luego de su publicación en el Diario Oficial La Gaceta, un logro para quienes impulsaron los cambios en la Ley de Tránsito con el objetivo de poner más orden al tránsito vehicular así como ajustar la legislación a la nueva realidad que se vive en las calles del país.

En la presentación de los contenidos de la reforma, aprobada en el mes de junio por la Asamblea Legislativa, el director de la Policía de Tránsito, Mario Calderón, aseguró que el cuerpo policial ya está listo para aplicar los cambios, que también van a facilitar la labor de los Inspectores. La sanción por desobedecer a un Oficial implicará una multa de ¢51.316,25.

Unos 306 mil 850 colones será la nueva multa para los conductores que se nieguen a realizar la prueba de alcoholemia y además acumulará 6 puntos en la licencia, lo que lo obligará a llevar un curso de sensibilización y reeducación vial, que está obligado a ganar con una nota mínima de 80 y la licencia se le renovaría por 4 y no por 6 años.

La persona podrá impugnar la sanción solicitando una segunda prueba en un laboratorio y si la prueba sale positiva tendrá que pagar la multa así como la prueba de laboratorio.

Esta reforma es el producto de más de dos años de trabajo conjunto entre Policía de Tránsito, el Consejo de Seguridad Vial, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes y un grupo de diputados y diputadas preocupados por las falencias de la anterior Ley de Tránsito reformada ahora por la Asamblea Legislativa.

Otras reformas importantes que entraron a regir, pero que deben esperar la publicación del reglamento, son las relacionadas con el control de ruido de los vehículos. Los cambios sobre la contaminación sonora, alteraciones a los vehículos y otros aspectos serán normados por un reglamento que se encuentra en trámite y se espera que salga publicado en los próximos días, aclaró Mario Durán, Viceministro de Reformas y Proyectos.

Partes impersonales

Estacionar el carro en zona amarilla, frente a la cochera de una vivienda o negocio, en las esquinas o tapando las rampas para personas con discapacidad podría salirle muy caro a los infractores.

Además, se podrán hacer partes con la información de cámaras de vigilancia.

De ahora en adelante, el infractor podría encontrarse una boleta en su parabrisas, o llevarse la sorpresa cuando vaya a pagar el marchamo de que se le hizo un parte impersonal (es decir, en su ausencia) por cometer faltas a la Ley de Tránsito.

El director de la Policía de Tránsito explicó que con este cambio espera combatir una epidemia vial como el estacionamiento en las aceras que tanto afecta a los peatones, pero también va a descongestionar las carreteras que se ven reducidas en el número de carriles por el parqueo indebido.

“El trabajo va a ser más ágil, acotó Calderón, la gente nos critica porque ven muchos carros mal parqueados, aunque es un problema que se ataca constantemente. El obstáculo es que si el conductor no estaba no lo podíamos sancionar; pese a ello, el estacionamiento indebido fue la tercera conducta más sancionada en el primer semestre del año, con 10 mil 450 boletas. Hemos hecho mucho, pero nunca es suficiente”.

El estacionamiento indebido implica una multa de ¢51.316,25; sin embargo, el precio que tendrá que pagar el infractor será mayor, ya que se le cobrará el acarreo y la custodia del vehículo, si se le decomisa. Adicionalmente, la reforma libera al Estado del pago de eventuales daños al freno de emergencia (freno de mano), generados por el acarreo en grúa.

Cambios para motociclistas

Durán explicó que entró a regir la prohibición del uso de la licencia B-1 para conducir motocicletas de bajo cilindraje. Este cambio busca combatir la mortalidad de motociclistas en carretera, pues es el vehículo en el que más personas mueren.

Hasta junio de 2017, hubo 107 víctimas mortales y 199 en todo el 2016. El año pasado se inscribieron en promedio 200 motos, por día.

“Si bien la idea original de conducir motocicleta con licencia tipo B-1 era ayudar al turismo, de tal manera que las personas fueran cubiertas por las pólizas al usar motos y cuadraciclos de alquiler, lo cierto es que el objetivo se distorsionó y muchas personas comenzaron a viajar en motocicleta por todas las carreteras, sin que de verdad estuvieran preparados para ello” detalló Durán.

El exceso de pasajeros también se va a sancionar. En la actualidad, cuando en un vehículo viajan más ocupantes de los permitidos, se debe sancionar por no portar el cinturón de seguridad (ya que alguna o algunas personas no tienen cinturón para sujetarse).

Con algunas excepciones, también se penalizará pago de multa a quien lleve personas en el cajón de vehículos tipo pick up.

Otro aporte a la seguridad vial son las sanciones a quienes lleven carga en los vehículos y no la cubran adecuadamente, como las vagonetas que transportan tierra y por falta de cuidado caen del vehículo algunos materiales que ponen en riesgo a otros conductores o causan daños a otros automotores.