Foto: El presidente Alvarado agradeció a los legisladores la aprobación del crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por S$1.778 millones. 

El gobierno insiste en que el financiamiento se enmarca en las políticas del Gobierno orientadas a afianzar la estabilidad macroeconómica y apoyar la recuperación económica frente a la pandemia. Y adelantó que el 10% de cada desembolso irá a la amortización de la deuda estatal con la CCSS.

Alvarado agradeció la decisión de la Asamblea Legislativa de aprobar en segundo debate el programa de apoyo financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante tres años, por un monto de US$1.778 millones, e insistió en que contribuirá a la sostenibilidad fiscal de Costa Rica.

“Esta decisión demuestra que las diputadas y los diputados pensaron en el beneficio de Costa Rica. El acuerdo con el FMI es una vacuna económica que nos permitirá darle estabilidad financiera al país e impulsar la recuperación económica en plena pandemia. Estamos en el camino correcto y así lo sabrán los mercados internacionales”, aseguró Alvarado.

El empréstito aprobado con el FMI tendrá una tasa de interés anual aproximada del 2,050%; además, de tener un plazo del crédito de 10 años y un periodo de gracia de hasta cuatro años.

“La aprobación este lunes, en segundo debate, del crédito con el FMI es un paso fundamental hacia la sostenibilidad fiscal y la reactivación económica. Como lo he manifestado en otras oportunidades, el convenio con el FMI representa un ‘sello de confianza’ de ese organismo sobre las políticas macroeconómicas y financieras. Como tal, esta aprobación permitirá reducir los costos de financiamiento que enfrentan el gobierno, los hogares y las empresas, y apuntalar las expectativas de los agentes económicos. Ello, a su vez, incidirá de manera positiva en el crecimiento económico, el empleo y el bienestar”, aseguró Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica.

Para Elian Villegas, ministro de Hacienda, esta decisión es “un gran paso” en el proceso de consolidación fiscal y una gran señal a los mercados internacionales porque “les está diciendo que cada seis meses el Fondo Monetario Internacional estará revisando la economía costarricense; a pesar de que habrá un cambio de Gobierno en los próximos meses se deberá mantener esa hoja de ruta ya acordada, la cual implica un ajuste en el gasto público y también algún ajuste en la parte de los ingresos”.

Ventajas. La ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte, explicó: “El crédito con el FMI, que nos permitirá cambiar deuda cara por deuda barata, ahorrar US$68 millones en intereses durante el periodo de vigencia del préstamo, además de apoyar a la Caja Costarricense de Seguro Social con $178 millones. Agradezco a los diputados y diputadas la aprobación de este expediente legislativo en segundo debate”.

El convenio con el FMI constituye un respaldo a las políticas fiscales, monetarias y financieras de las autoridades nacionales. De hecho, le permitirá al país obtener mejores condiciones de financiamiento en los mercados locales e internacionales.

Pilar Garrido, ministra de Planificación y coordinadora del Equipo Económico del Gobierno, explicó que este programa económico se ancla en tres pilares:

●  Implementar gradualmente reformas fiscales equitativas para asegurar la sostenibilidad de la deuda, mientras se protege a los más vulnerables, para lo cual se propone lograr un superávit primario del 1% del Producto Interno Bruto (PIB) al 2023.

●  Mantener la estabilidad monetaria y financiera, mientras se continúa fortaleciendo la autonomía y la gobernanza del Banco Central con un abordaje adecuado de los riesgos financieros estructurales.

●  Avanzar en reformas estructurales para apoyar la inclusión, al tiempo que impulsa la productividad laboral, bajo nuestro firme compromiso de combatir el cambio climático.

“Estos esfuerzos ayudarán a respaldar la senda de crecimiento inclusivo, verde y sostenible en Costa Rica a corto y mediano plazo. Continuaremos construyendo consensos con las señoras y los señores diputados para lo que resta de las medidas sustantivas que acompañan este importante acuerdo con el FMI”, dijo la jerarca.

Un aspecto importante es que 10% de cada desembolso del empréstito será dirigido a la amortización de la deuda del Estado con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En el ámbito fiscal, las medidas propuestas por el Gobierno ya se encuentran plasmadas en proyectos de ley en conocimiento de la Asamblea Legislativa, y se complementan con un decreto ejecutivo, ya emitido, para la reducción sostenida del gasto público.

La propuesta, respaldada por otros organismos internacionales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), no involucra incrementos en el costo de ningún servicio básico ni del IVA; enfoca la mayor parte del ajuste en la reducción y eficiencia del gasto público.

Este convenio con el FMI, y las medidas de consolidación fiscal que enmarca, son fundamentales para la recuperación económica en el corto plazo.  Además, el convenio marca la hoja de ruta de medidas estructurales enfocadas a estimular la productividad y el crecimiento potencial de la economía, reducir la desigualdad y mejorar las condiciones de vida de todas y todos los costarricenses, dentro del compromiso firme del Gobierno con la descarbonización y la resiliencia al cambio climático.

Asimismo, el acuerdo de SAF es un complemento importante a la agenda adoptada por Costa Rica como parte de su ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).