La campaña fue inaugurada por la presidenta Laura Chinchilla en el colegio Napoleón Quesada de Guadalupe, donde afirmó que “estamos frente a una situación de emergencia sanitaria”.

“Como hemos venido advirtiendo la parte más delicada desde el punto de vista climático está por venir.  Por eso se ha hecho un llamado a los funcionarios públicos, a la Cruz Roja, a la policía, a los Comités de Emergencias, y ahora a las escuelas y colegios que es donde más funcionarios públicos tenemos para que los estudiantes lleven el mensaje a sus familias y comunidades”, manifestó Chinchilla.

La cruzada inaugurada este lunes consiste en la conformación de brigadas de profesores y de estudiantes para trabajar dentro de las instalaciones  de los centros educativos como en un radio de 100 metros alrededor.

Dichas brigadas actuarán como equipos de vigilancia para eliminar los focos de reproducción del mosquito Aedes aegypti, transmisor del virus, que son los depósito de agua estacanda.

El modelo seguido en el colegio Napoleón Quesada se aplicará a todos los demás centros educativos del país, en virtud de una directriz del ministro de Educación, Leonardo Garnier, según explicaron las autoridades.

El incremento en el número de casos de dengue, que a la fecha suman más de 26.000 según los reportes oficiales, mantiene alarmadas a las autoridades, pues la cifra podría dispararse a partir de setiembre cuando se inicia la parte más cruda del invierno.

Los expertos afirman que ninguna acción desplegada por el ministerio de Salud, como las fumigaciones, será suficiente para contener la expansión de la epidemia, si las poblaciones no se involucran activamente en el proceso.