Durante su discusión hubo muchos mitos introducidos por sus opositores, como que los restaurantes y bares disminuirán sus ventas, lo cual por supuesto no ha sucedido.

Recordemos que las compañías tabacaleras apuntan sus esfuerzos hacia el remplazo de los fumadores que mueren.

El principal objetivo son los jóvenes que aún no han desarrollado la adicción; para ello, hacer más accesibles los cigarrillos es una de las metas y para lograrlo, promueven cajetillas de 10 cigarrillos que cuesta menos comprarlas.

Con la excusa del contrabando, hay una propuesta en la Asamblea Legislativa para permitir las cajetillas de diez cigarrillos, propuesta por varias cámaras pero desde luego, las compañías tabacaleras están detrás. Sería un error serio permitirlo.

El argumento que ellos aducen es el contrabando y la evasión fiscal.

Si de veras están interesados en la evasión fiscal, deberían visitar las aduanas en donde todos los días hay multimillonaria evasión por subfacturación.

Ayudaría mucho al bienestar del país si esos esfuerzos se dirigen a promulgar una reforma fiscal de verdad.