el Ministro de Relaciones Exteriores, Manuel E. Ventura, explicó las circunstancias en que se dieron los hechos. (Foto: MREC)

Ventura puntualizó este lunes que la campaña en el vecino país incluye “la difusión masiva de información falsa y denuncias infundadas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos” por lo que Costa Rica se ve en la necesidad de aclarar los hechos ante la comunidad internacional, señaló.

El Ministerio de Relaciones Exteriores pídió “a la comunidad internacional redoblar esfuerzos para lograr que el Gobierno de Nicaragua cese sus violaciones sistemáticas a los derechos humanos de toda su población y que eventualmente el país pueda retomar la senda democrática”.

Ventura recordó que “la grave crisis que se vive a partir del 18 de abril de 2018 ya ha cobrado la vida de más de quinientos ciudadanos nicaragüenses a manos de funcionarios del Gobierno de Nicaragua, además de cientos de detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, obstrucción del acceso a la atención médica, malos tratos, tortura y violencia sexual en los centros de detención” así como la criminalización de periodistas y el cierre de medios de comunicación. Hechos que ya han sido estudiados y documentados por la propia Comisión Interamericana de Derechos y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, afirmó.

El Canciller también reveló cifras, señaló que nuestro país “se ha visto directamente afectado por la crisis nicaragüense. A manera de ejemplo, entre abril del 2018 y julio de 2019, Costa Rica recibió 68.638 solicitantes de refugio provenientes de Nicaragua (cuando en 2016 y 2017 la cifra total de solicitantes de refugio fue de 68 y 67 personas respectivamente)”, que huyen del conflicto, la represión y la violación de los derechos humanos que sufre la población del vecino país por parte de funcionarios del gobierno.

Costa Rica se ve en la necesidad de aclarar los siguientes ocho temas ante la Comunidad Internacional y ante los organismos multilaterales que recibieron la documentación del gobierno de Daniel Ortega.

1.- El día 12 de agosto de 2019, ante una alerta de vecinos de que se estaban realizando actividades de contrabando de mercancía proveniente de Nicaragua utilizando a altas horas de la noche el río Niño en la zona de Upala, Costa Rica, la policía costarricense se trasladó al sitio y a las 23:00 horas detectaron unas lanchas cargadas con objetos navegando por el río. Al ser apercibidos por la policía, algunas de las lanchas se detuvieron pero otras se dieron a la fuga. En el contexto del operativo, uno de los boteros de una lancha que se dio a la fuga fue encontrado herido río abajo. La policía costarricense llamó de inmediato a la Cruz Roja, cuyos representantes llegaron al sitio lo antes posible, pero al hacerlo encontraron que el botero de nacionalidad nicaragüense, Henry Ruiz López, ya había fallecido. Otros cinco nicaragüenses fueron detenidos y al día siguiente puestos a las órdenes de la Policía de Migración por su condición migratoria irregular. Actualmente todos ellos se encuentran en Nicaragua.

2.- El incidente está siendo investigado por el Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica, como corresponde en un Estado de Derecho.

3.- El día 14 de agosto de 2019 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua remite la nota MRE/DM-AMN/1245/8/2019 al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, en relación con este incidente, la cual es respondida por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica mediante la nota DM-AM-1532 del 16 de agosto de 2019.

4.- A partir del envío de la nota MRE/DM-AMN/1245/8/2019 del 14 de agosto, el Gobierno de Nicaragua, además de difundir masivamente dicha nota ante la comunidad internacional, inició una campaña mediática para explotar la muerte del señor Henry Ruiz, distorsionando gravemente los hechos para presentar la muerte de dicha persona como un asesinato a sangre fría y la detención de los otros boteros como un abuso de autoridad. Como parte de esta campaña mediática, el Gobierno de Nicaragua presentó, con fecha de 15 de agosto, comunicaciones idénticas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, mediante documentos que si bien se presentan en papelería del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, no identifican al funcionario responsable. En estos documentos “se denuncia a Costa Rica por delito de lesa humanidad”, indicando además que la denuncia se presenta dado que “el Gobierno de Costa Rica no ha respondido a Nota de Protesta número MRE/DM-AMM/1245/8/2019”, la cual recién había sido enviada el día anterior.

5.- Mediante estas comunicaciones, Nicaragua no solo evidencia un abierto desconocimiento sobre lo que en realidad consiste un delito de lesa humanidad y las vías correctas para su judicialización, sino sobre todo su burda intención de desprestigiar a Costa Rica a la vez que desviar la atención sobre su situación interna, mediante la descarada manipulación de la información.

6.- Costa Rica recuerda que la grave crisis que se vive en Nicaragua a partir del 18 de abril de 2018 ya ha cobrado la vida de más de quinientos ciudadanos nicaragüenses a manos de funcionarios del Gobierno de Nicaragua, además de cientos de detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, obstrucción del acceso a la atención médica, malos tratos, tortura y violencia sexual en los centros de detención, represión de manifestaciones pacíficas, criminalización de líderes sociales, protestantes y periodistas, y cierre de medios de comunicación, entre otra serie de abusos y violaciones a los derechos humanos, que ya han sido estudiados y documentados por la propia Comisión Interamericana de Derechos y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

7.- Costa Rica se ha visto además directamente afectada por la crisis nicaragüense. A manera de ejemplo, entre abril del 2018 y julio de 2019, Costa Rica recibió 68.638 solicitantes de refugio provenientes de Nicaragua (cuando en 2016 y 2017 la cifra total de solicitantes de refugio fue de 68 y 67 personas respectivamente), a la vez que la crisis económica nicaragüense repercute también en la economía costarricense.  A pesar de lo anterior, Costa Rica, fiel a su tradición civilista y solidaria, ha procurado acoger de la mejor manera a todos los nicaragüenses que se han visto forzados a desplazarse al país, brindando atención médica y servicios de salud y otros a dicha población migrante.

8.- Por lo anterior, Costa Rica repudia esta burda e hipócrita campaña mediática por parte del Gobierno de Nicaragua, y hace un llamado a la comunidad internacional a redoblar esfuerzos para lograr que el Gobierno de Nicaragua cese sus violaciones sistemáticas a los derechos humanos de toda su población y que eventualmente el país pueda retomar la senda democrática.