Asi recibieron los policías al obispo Álvarez cuando intentó salir de la Curia Episcopal el pasado 1 de agosto.

No se ha producido ninguna reacción oficial a esta denuncia ni se conoce el paradero del religioso, uno de los sacerdotes más críticos a las arbitrariedades del régimen.

“El secuestro ocurre después que mantuvieron encerrados en la Curia Episcopal de Matagalpa al obispo Álvarez y sus acompañantes durante 15 ías. Este despreciable acto de la dictadura de secuestrar a un obispo es una muestra más de la persecución contra la iglesia católica y un atentado contra la libertad religiosa”, afirma el comunicado de la Unidad Nacional, que agrupa a organizaciones políticas y civiles que luchan contra el régimen de Daniel Ortega.

“Exigimos a la dictadura que ponga en libertad inmediatamente a monseñor Rolando Alvarez, los cinco sacedores y dos laicos” que le acompañaban, señala el documento.

El 4 de agosto pasado, cuando salía de su casa para oficiar misa en la Catedral, el obispo se topó con una fila de policías antimotines que, provistos de escudos, cascos y cachiporras, bloqueaban el portón de su casa.

El religioso se cruzó de brazos frente a los antimotines y cantó una estrofa de la canción “Tú eres mi hermano del alma”, que interpreta el cantante brasileño Roberto Carlos.

El obispo Álvarez, quien es también administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, es uno de los miembros de la jerarquía católica más crítico frente a las violaciones de derechos humanos y los abusos de poder del gobierno encabezado por Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, quienes acusan a la iglesia católica de intentar un golpe de Estado en su contra.

El pasado 1 de agosto, el gobierno ordenó el cierre de siete emisoras católicas de la diócesis de Matagalpa, mientras que fuerzas de la Policía asaltaron la capilla Niño Jesús de Praga, de la ciudad de Sébaco, con la intención de incautar el equipo de la radio católica que ahí funcionaba.