México, DF. “Después de lo que hemos visto y lo que aún no sabemos, tiene que dejarnos una profunda huella de inconformidad e indignación por los asesinatos, desapariciones, lesionados y afectación de derechos cometidos desde las estructuras que deberían tener como responsabilidad ofrecer garantías de seguridad a la población”, planteó.

Al referirse a estos hechos suscitados la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre, que dejaron un saldo de seis personas asesinadas –tres de ellos normalistas—, 43 alumnos de esa escuela desaparecidos y una veintena de heridos, Narro Robles indicó que hoy el país está frente a momentos en los que se confunden tareas y responsabilidades que deberían estar bien definidas:

“Las de aquellos que deben combatir a la delincuencia y las de quienes pertenecen a ésta y están fuera de la ley; las de quienes tienen el poder administrativo y las de quienes hacen uso del poder delincuencial (…) Son colusiones que generan profunda inseguridad e incertidumbre ente la población”.

En el contexto de la inauguración del “Foro 20-20, las ciencias sociales de la UNAM: sus logros y retos”, que se realizó en el auditorio Jesús Silva Herzog del posgrado de la Facultad de Economía, el rector advirtió que la violencia se pretende acallar y combatir con más violencia.

“Acciones sin sentido que afectan no sólo a quienes pudieran haber incurrido en actos por los que tienen que responder, sino que también impactan a personas inocentes que no tienen responsabilidad en los hechos registrados”.

Consideró que el país requiere de una profunda reflexión, sensata, inteligente e informada, y que también en forma decidida se pongan en práctica acciones que permitan resolver tanto problemas históricos como la pobreza, la desigualdad y la exclusión; como los conflictos de siglos como la corrupción y la impunidad.

“Requerimos que las ciencias sociales aporten argumentos y vías de salida a los problemas que afectan al país”.