El gobierno mostró su preocupación por la decisión de siete diputados de oposición integrantes de la Comisión de Asuntos Hacendarios, de cercenar los fondos del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en ¢48.000 millones y por las modificaciones al presupuesto enviado por el gobierno, con el fin de re direccionarlos a instituciones de seguridad pública.

El desglose que realizaron los diputados de la alianza opositora, distribuye los fondos entre el Ministerio de Seguridad Pública (¢25.000 millones), el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) (¢5.000 millones), el Ministerio Público (¢5.000 millones) y el Ministerio de Justicia ¢5.000 millones). Además recortaron ¢8.000 millones de la partida que le quitaron al Patronato y ¢2.300 millones del Tribunal Supremo de Elecciones.

El plan de gasto ordinario del gobierno que contiene el Proyecto de Ley Presupuesto Nacional para el 2017, por un monto total de ¢8,1 billones, que se discute en la Asamblea Legislativa tiene que ser aprobado a más tardar el próximo 30 de noviembre.

En contra del comportamiento adoptado por los legisladores para dictaminar el Presupuesto Nacional en Comisión, el diputado Henry Mora (del PAC), afirmó a través de redes sociales que “una cosa es reconocer que un incremento de más del 100% en el presupuesto del PANI (obligante para el Ministerio de Hacienda por resoluciones judiciales) será casi imposible de ejecutar en el 2017; y otra muy distinta, el ensañamiento contra el PANI y el irrespeto y la burla hacia su presidenta ejecutiva por parte de algunos (pocos pero bulliciosos) diputados/as”.

“Pero lo más grave, es que parecen ignorar las amenazas, las oportunidades perdidas, la agresión y el dolor de las miles de madres, niñas y niños en situación de abandono y vulnerabilidad social en nuestro país”. Se burlan también de la "protección especial de la madre y el menor" que establece el artículo 55 constitucional, afirmó Mora.

¿Qué enseñanzas socialcristianas recibieron y profesan estos diputados?” preguntó Mora aludiendo a los legisladores del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) entre ellos, la presidenta de la Comisión, Rosibel Ramos.

Sobre el aumento de los fondos para el PANI que se duplican en el Presupuesto 2017 con respecto al 2016, el viceministro de la Presidencia para Asuntos Legislativos, Luis Paulino Mora, explicó que se fundamentan en dos resoluciones judiciales que el Gobierno está obligado a acatar.

Un fallo de la Sala Primera que resolvió que el Estado debe trasladarle el 7% del impuesto de ventas y otro fallo de la Sala Constitucional, de marzo de 2013.

En ese fallo, la Sala IV consideró que “los fondos para el PANI son de destino social prioritario pues se destinan a la protección y promoción de las personas menores de edad y la familia. Bajo este supuesto son aplicables los precedentes que ha establecido el Tribunal Constitucional sobre fondos de vocación social” dice el texto del fallo.

Mora explicó que el presupuesto anual ordinario de esta institución ronda los ¢43.000 millones, pero atendiendo a lo resuelto por los tribunales de justicia, la partida se incrementó en más de un 50%, equivalente a ¢47.800 millones en el presupuesto del PANI para el año entrante.

La sentencia de la Sala IV del 15 de marzo de 2013, en votación de mayoría declaró “con lugar el recurso de amparo presentado por la Asociación de Abogados del Patronato Nacional de la Infancia contra el Poder Ejecutivo, quienes consideraron que se asigna menos del 1% anual del impuesto señalado en el artículo 34 inciso a) de la Ley Orgánica del PANI” señala la sentencia del tribunal, en esa ocasión.

El texto también agrega que “los magistrados resolvieron prevenir al Ministro de Hacienda para que no incurra a futuro en los actos u omisiones señalados con respecto al giro del 7% de lo recaudado por el impuesto sobre la renta al PANI como lo establece la ley”.

Esas son las razones por las cuales, es casi imposible reducir el presupuesto del PANI por parte del Poder Ejecutivo aunque el gobierno reconoce y respeta la autonomía de los diputados, dijo el viceministro Mora.