Mario Rozas, hasta hoy jefe de los Carabineros de Chile, cuerpo policial acusado de numerosas violaciones a los derechos humanos.

Rozas, cuya renuncia había sido pedida por la oposición desde hace meses tras denuncias de violaciones a los derechos humanos en el marco de la represión a las recientes protestas sociales, dejó el cargo tras el grave incidente ocurrido el miércoles en una residencia del estatal Servicio Nacional de Menores (Sename) de Talcahuano (sur).

En ese lugar, agentes policiales hirieron de bala en sus piernas a dos menores, de 17 y 14 años, tras ser llamados para controlar a un niño que se había "descompensado" en el centro de acogida para menores en riesgo social.

De acuerdo a la versión policial, los agentes abrieron fuego luego de que fueran atacados con piedras y palos.

Las imágenes de los dos niños en el suelo, llorando y heridos, causaron el repudio generalizado y finalmente la salida de Rozas, a quien hace sólo una semana el presidente Sebastián Piñera había ratificado en su puesto.

"En la mañana de hoy (jueves) el general director de Carabineros, Mario Rozas, me ha presentado su renuncia al cargo, y me ha dado sus razones y sus argumentos; yo comparto las razones y argumentos y en consecuencia he aceptado su renuncia", dijo Piñera, en un mensaje en el palacio de Gobierno.

La Policía chilena enfrenta varias graves denuncias de violaciones a los derechos humanos en el marco de su actuar en la represión de las manifestaciones sociales que estallaron en Chile a partir del 18 de octubre del año pasado.

Organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch han evacuado lapidarios informes sobre el uso desmedido de la fuerza por parte de los agentes policiales, en medio de un clamor generalizado por una profunda reforma a una institución que hasta hace poco era una de las más respetadas en el país.

"Muchos chilenos ven que el orden público y los derechos humanos no son respetados, por eso se requiere una reforma integral de Carabineros cuya esencia es que Carabineros se subordine plenamente al control civil, y esa reforma hay que hacerla ahora ya, no pude esperar ni un minuto más", dijo este viernes Sergio Micco, director del autónomo Instituto Nacional de Derechos Humanos.

- Violencia estatal-

De acuerdo a la versión de la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, el incidente en Talcahuano se generó cuando policías "de manera absolutamente injustificada y desmedida" utilizaron sus armas de fuego y causaron lesiones a los menores, que estaban bajo el resguardo de una institución del Estado.

"Esta situación es una manifestación más del horror que representa la violencia estatal ejercida por quienes teniendo el deber de proteger a los niños, niñas y adolescentes, en definitiva les atacan de manera injustificada e indebida", agregó Muñoz.

El hecho también fue condenado por Unicef Chile, la agencia de Naciones Unidas especializada en infancia: "Ninguna situación justifica que Carabineros haga uso de armas de fuego para contener incidentes que involucran a menores de edad, especialmente si se encuentran bajo la protección del Estado", señalaron.

En reemplazo de Rozas, fue nombrado el segundo al mando de la Policía, el general Ricardo Yáñez, quien aparece también citado en las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos.

Este jueves, el ministro de Interior y Seguridad, Rodrigo Delgado, viajará a la zona donde ocurrió el incidente con los menores, según anunció Piñera.