Imagen. Foto Presidencia. El presidente de la Comisión de Emergencias, Alexander Solís, advirtió que de no parar la cantidad de contagios, la capacidad hospitalaria se va a agotar a mediados de enero.

El presidente ejecutivo de la CNE, Alexander Solís, agregó que de continuar aumentando la curva de contagios y la cantidad de pacientes ingresados en los hospitales nacionales como consecuencia de las celebraciones de navidad y año nuevo en las que se prevé gran cantidad de movilidad de personas “la capacidad máxima hospitalaria llegaría a su tope máximo en la segunda mitad del mes de enero”.

Solís recordó el compromiso que cada ciudadano debe asumir en el marco del Modelo de Gestión Compartida: Costa Rica trabaja y se cuida. La CNE, dijo, brindará una supervisión y apoyo especial a los 10 cantones que presentan una mayor vulnerabilidad por su densidad poblacional, el número de casos activos, así como la tasa de contagio que se está registrando.   

El presidente de la CNE indicó, en conferencia de prensa este viernes, que se han redoblado esfuerzos junto a los Comités Municipales de Emergencias (CME) para que se mantengan en la primera línea de trabajo en los cantones, y se refuercen los operativos interinstitucionales de control para que las comunidades disfruten de una navidad y un año nuevo seguros y sin aumento de casos por COVID-19.

Fue enfático al indicar que hay un agotamiento de la capacidad hospitalaria por la ocupación de las camas para la atención de COVID, y apeló a “la responsabilidad del auto cuidado ya que el virus está presente, contagia y el riesgo no es solo para cada uno, sino que para todo nuestro entorno”.

“No podemos evitar que las familias se reúnan, pero si les solicitamos que, como medida preventiva, practiquen los protocolos intrafamiliares por medio del lavado de manos, uso de mascarillas, alcohol en gel, distanciamiento, y realizar la reunión en lugares ventilados”, indicó.

-- Trabajo de campo en apoyo a cantones --

La CNE junto a los CME continuarán trabajando y fortaleciendo las labores de campo que se realizarán en los distintos cantones del país, sobre todo en los 10 cantones con mayor vulnerabilidad al contagio por COVID-19.

Como parte de las acciones, se desplazarán equipos de gestión de riesgo a los cantones prioritarios para fortalecer el modelo de responsabilidad compartida: Costa Rica trabaja y se cuida.

Se están tomando medidas en zonas del Pacífico Central, la Región Chorotega y la Región Huetar Caribe, que registran incremento en la cantidad de casos y en los que se prevé una alta concentración de personas producto de las fiestas de navidad, fin y principio de año.

Por otra parte, las autoridades van a movilizar equipos para la verificación de protocolos comunales tales como uso de mascarillas, cumplimiento de burbujas sociales, respeto del distanciamiento, lavado de manos o desinfección y las medidas empleadas para evitar las aglomeraciones.

San José es el cantón donde se registra el 7% de los casos nuevos, seguido por Alajuela también con el 7%, San Carlos con el 5% de los casos, Puntarenas con el 4%.

Desamparados ocupa el quinto lugar con 4%, Pococí genera el 3%, Limón un 3%, Heredia en el octavo lugar genera el 3%, le sigue Pérez Zeledón con otro 3% y Liberia 3%.

En conjunto, estos diez cantones registran el 42% del total de los casos activos. En los restantes 72 cantones del país se distribuye el 58% de los registros de nuevos contagios.