La inflación del 2011 cerró en un 4,74%, por debajo de la que se registró en 2010 (5,82%) y dentro de las previsiones del gobierno, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En diciembre pasado, el índice de precios se incrementó en 0,92%, el más alto del año.

A la inflación del 2011 contribuyeron principalmente los aumentos en los costos de las bebidas no alcohólicas, las comidas fuera de casa, el transporte y los servicios de entretenimiento y cultura, entre otros.

El Banco Central había previsto una inflación entre 4 y 6% para el recién concluido periodo, por lo que los resultados medidos por el INEC encajan dentro de esas predicciones.