El proyecto que inició hace poco más de una semana como investigación para la construcción de un respirador asistido para personas enfermas con Covid 19, este viernes tiene listos dos prototipos: uno ambulante tipo Ambú y el otro fijo para su uso intrahospitalario. Ambos pasaron las pruebas clínicas con altos estándares de eficiencia sanitaria y de calidad.

Los prototipos fueron sometidos a ensayos exitosos este 1° de abril con modelos robóticos y otros recursos de alta tecnología, en el Centro de Simulación en Salud de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Las pruebas permitieron verificar que estos respiradores son seguros, prácticos y cumplen con la capacidad ventilatoria que requiere la atención de pacientes en cuidados intensivos por coronavirus.

“Los resultados obtenidos en el experimento fueron muy satisfactorios, ya que se probó que los dispositivos cumplen con los requerimientos mínimos de un ventilador asistido”, aseguró Ralph García Vindas, director de la Escuela de Física de la UCR y uno de los impulsores de la iniciativa.

Uno de los dispositivos es eléctrico y el otro neumático, es decir, que funciona con un motor de gas comprimido. De manera adicional, los modelos que ya están listos para entrar en línea de producción es que su uso no es invasivo para los pacientes.

Las pruebas de simulación clínica se realizaron en presencia de docentes de la Escuela de Enfermería y de un terapeuta respiratorio, para garantizar la fidelidad del procedimiento.

En el proyecto Respira UCR participan investigadores de las áreas de física, ingeniería mecánica y artes plásticas de la UCR. Ellos vieron la necesidad de construir un respirador de bajo costo, liviano, autónomo y pequeño para facilitar su transporte, dada la escasez de este tipo de dispositivos en el mercado y ante el aumento de casos de personas diagnosticadas con Covid 19.

Centro de Simulación en Salud

El director del Centro de Simulación en Salud, Jaime Caravaca Morera, destacó que el centro colabora en el experimento con herramientas de última tecnología que permiten certificar las mejores prácticas para garantizar la seguridad de las personas y del producto.

“Hoy verificamos el alcance, en materia de ventilación mecánica, que recibiría una persona con el diagnóstico de Covid 19”, expresó el especialista en enfermería. “El objetivo era probar que todos los parámetros respiratorios fueran alcanzados con dichos dispositivos, de acuerdo con los estándares internacionales establecidos”.

Caravaca explicó que la prueba era importante para tener mayor certeza de si se avanza por la ruta correcta o si es necesario realizar modificaciones a los prototipos.

Producción de respiradores

“Ya estamos próximos a la fabricación de los respiradores. La idea es que ambos dispositivos sean completamente seguros y que les podamos incorporar la mayor cantidad de mejoras posibles”, señaló García.

Hasta el momento, muchas empresas han mostrado interés en la producción de los respiradores, dijo el físico. Para esto, esperan que esté listo el permiso de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) lo que puede ocurrir de un momento a otro para continuar con el proceso.

En el proyecto Respira UCR participan investigadores de las áreas de física, ingeniería mecánica y artes plásticas de la UCR. Ellos vieron la necesidad de construir un respirador de bajo costo, liviano, autónomo y pequeño para facilitar su transporte, dada la escasez de este tipo de dispositivos en el mercado y ante el aumento de casos de personas diagnosticadas con Covid 19.