Estatuas de bronce en París muestran mascarillas como símbolo de la crisis sanitaria que ha costado la vida a más 28.000 personas.

Entre los ciudadanos de siete países entrevistados por el Instituto Ipsos para un centro de investigación política francés, el Cevipof, y varios socios internacionales, los franceses, los británicos y los italianos son los que peor califican a sus dirigentes y se muestran más pesimistas.

El peor juzgado es el presidente francés, Emmanuel Macron, cuya gestión no satisface al 42% de los franceses, y que recibió una nota de 4,1 (en una escala de 0 a 10). 

En la cima de la clasificación está la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, a quien se acreditó una nota de 7,8 y sólo un 7% de descontentos.

El jefe del gobierno austriaco, Sebastian Kurz, la sigue con una nota de 6,8 (11% de insatisfechos) y luego la canciller alemana, Angela Merkel, con 6 (20% de no satisfechos). 

Con notas inferiores a 6 se ubican los primeros ministros Boris Johnson, del Reino Unido, con 5,6; Giuseppe Conte, de Italia, con 5,5; y Stefan Löfven, de Suecia, con 5,2.

Es también en Francia donde la gestión de la crisis por el gobierno deja la tasa más alta de insatisfechos (62%) contra 9% en Nueva Zelanda (Italia: 45% "no satisfechos"; Reino Unido: 39%; Suecia, un país que decidió no confinar: 30%; Alemania: 26%). 

¿Su gobierno manejó mejor la crisis que la mayoría de los demás países? El 43% de los franceses respondió que no (3% en Nueva Zelanda) y el 12% dijo estar de acuerdo (85% en Nueva Zelanda).

La pandemia del nuevo coronavirus causó más de 240.000 muertes en el mundo, un 85% de las cuales en Europa y Estados Unidos, desde su aparición en China en diciembre, según un conteo de la AFP a partir de fuentes oficiales el sábado a las 15H30 GMT.

Europa es el continente más afectado, con 141.475 decesos (1.516.635 casos). Estados Unidos es el país que registró más muertos (65.173), seguido de Italia (28.236), el Reino Unido (28.131), España (25.100) y Francia (24.594).

- Pesimismo sobre el futuro -

La tasa de pesimismo sobre el futuro del país es inversamente proporcional a la confianza en los dirigentes: 43% en Francia se dicen pesimistas --solo 12% optimistas--, 6% de pesimistas en Nueva Zelanda (Italia 34%, Reino Unido 29%, Suecia 21%, Alemania 19%, Austria 13%).

Pero cualquiera que sea el nivel de optimismo, en todas partes, una gran mayoría de encuestados cree que las consecuencias de la epidemia son graves tanto para la salud como para la economía.

Alemanes, franceses, italianos y austriacos también fueron interrogados sobre su grado de satisfacción frente a la forma en que la Unión Europea ha gestionado la crisis del coronavirus.

Incluso en Alemania, donde se registra la mayor proporción de satisfechos (25%), la nota de la UE en una escala de 0 a 10 solo llega a 4,8. Cae a 3,2 en Italia, el país más severo frente a la UE (8% satisfechos, 51% descontentos).

Las encuestas fueron realizadas en siete países (Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Austria, Suecia, Nueva Zelanda) del 16 al 24 de abril con muestras representativas de las poblaciones, de unas 1.000 personas o más en cada país, interrogadas en línea vía el Access Panel de Ipsos.

España, uno de los países europeos más afectados por la COVID-19, no fue incluida en las encuestas.