El Juzgado de Familia de Goicoechea comunicó el lunes la resolución a una pareja de Moravia integrada por Gerald Castro, de 37 años, y Cristian Zamora, de 45, que conviven desde hace más de una década.

Según el abogado de la pareja, Luis Alvarez, la resolución se basa en el artículo 4, inciso m, de la Ley General de la Persona Joven, el cual establece “el derecho al reconocimiento, sin discriminación contraria a la dignidad humana, de los efectos sociales y patrimoniales de las uniones de hecho que se constituyan de forma pública, notoria, única y estable”.

La decisión judicial otorga a Castro y Zamora una serie de derechos civiles que hasta hoy habían sido negados a las parejas del mismo sexo, como la herencia, los derechos gananciales y la participación en decisiones relacionadas con la salud de cada uno de los miembros en relación con el otro.

Según explicó Alvarez, la resolución no tiene apelación posible porque las partes las constituyen precisamente los dos miembros de la pareja y ninguna otra persona tendría legitimidad legal para oponerse.

Marco Castillo, presidente del Movimiento Diversidad, que reúne a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, calificó la sentencia como “un hito histórico” en materia de derechos humanos en Costa Rica.

"Es un reconocimiento a tanta lucha que llevamos de años. Es un triunfo que nos alegra porque tenemos muchos casos sin resolver, que se han ido quedando en el tiempo", afirmó el activista en declaraciones a la prensa