Una mayoría de los diputados pertenecientes a la Comisión Permanente Ordinaria de Gobierno y Administración aprobaron un contrato mediante el cual el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) otorgará un préstamo de 73 millones de dólares al Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

El préstamo tiene como objetivo financiar parte del Programa de Agua y Saneamiento Potable, mediante el cual se beneficiarían 1,7 millones de habitantes en el Área Metropolitana, con el acceso a los servicios de agua potable y disposición y tratamiento de aguas residuales, además de 47.500 habitantes de las zonas rurales.

Entre las metas de esta iniciativa se encuentra el mejorar las condiciones ambientales y promover la salud de la población costarricense, así como lograr una conciencia ambiental y la participación organizada de las comunidades en desarrollar este tipo de actitudes en beneficio y cuido del medio ambiente.

Para el diputado del partido Acción Ciudadana (PAC), Manrique Oviedo, este planteamiento no es viable debido a que no cumple con las recomendaciones emitidas por la Contraloría General de la República.

“En el proyecto no ofrece en detalle el uso que se le dará a los recursos en relación con el cumplimiento de los componentes establecidos; ni explica si los recursos deberán ser utilizados para el logro de los subcomponentes de dicho contrato”, acotó Oviedo.

El programa también plantea contribuir a la descontaminación de los ríos del Área Metropolitana de San José y con esto darle sostenibilidad de los sistemas de agua potable y saneamiento en el mediano y largo plazo.