El gerente financiero de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) Luis Diego Calderó, solicitó, este jueves a los diputados de la comisión que analiza las finanzas de la institución, crear mesas de trabajo para buscar soluciones en conjunto, en la comparecencia en que participó junto a Sergio Gómez e Iván Guardia, director de presupuesto y director financiero-contable, respectivamente; la sesión duró cerca de dos horas.

Luis Diego Calderón, gerente financiero de la CCSS, presentó, ante los miembros del primer poder de la República, los antecedentes desde la creación de la CCSS hasta la situación financiera actual, haciendo énfasis en el esfuerzo que se está haciendo por tomar decisiones de forma responsable y oportuna para la atención de la población.

El jerarca indicó que lo que tiene que tener claro el país es que si bien es cierto la pandemia ha genera un fuerte impacto en las finanzas de la CCSS, la institución no está “quebrada”, por eso el llamado a constituir mesas de trabajo tanto con el Poder Legislativo como con el Ejecutivo para la búsqueda de soluciones.

Calderón explicó que la transformación del Centro Especializado de Atención de Pacientes con Covid-19 (CEACO), la compra de insumos de protección y contratación de logística de transporte, la adquisición de ventiladores mecánicos para las unidades de cuidados intensivos, la compra de kits para diagnóstico, las nuevas plazas para la atención de la emergencia, la adquisición de equipos de rayos X, la entregas de medicamentos a domicilio y la coordinación de la red de servicios de salud para la captación de casos oportunamente, son parte de las acciones institucionales que han ayudado a que Costa Rica, al 28 de junio de 2020, registre una de las tasas de letalidad por covid-19 más bajas la región.

El gerente explicó que estas acciones, que han generado costos adicionales, han sido atendidas, en su mayoría, por el fondo de emergencias de la CCSS que, a junio de 2020, contiene un total de 85 000 millones de colones, de los cuales ya se han ejecutado el 50.6 %.

Por otro lado, el gerente informó sobre las medidas financieras adoptadas, las cuales van dirigidas a apoyar a los patronos, trabajadores independientes y asegurados voluntarios. Entre las medidas está la reducción de la base mínima contributiva a 25 % por tres meses; la cual se extendió por un mes adicional (se mantiene en 25% para asalariados con jornada parcial y se pasa a 75% para trabajadores independientes). Esta decisión de la Junta Directiva ha ocasionado que, con una proyección acumulada a julio de 2020, la CCSS deje de percibir 56 372 millones de colones.

Otras medidas financieras han sido: la baja en interés y flexibilización de condiciones para arreglos de pago, la suspensión temporal de acciones de cobro y de cierre de negocios y la postergación del pago de créditos hipotecarios.

El gerente informó a los diputados que, a de junio 2020, se han pagado 1 798 millones de colones por concepto de incapacidades por covid-19, de las cuales el 53% ha sido a personas a las que se les ha girado la orden sanitaria, el 38 % a los casos sospechosos y el 9 % a personas positivas.

Calderón Villalobos fue enfático en que la institución tiene un monitoreo constante de los ingresos y los egresos, lo que les ha permitido tomar medidas que no comprometan la sostenibilidad financiera institucional. De acuerdo con datos de la Gerencia Financiera, se tiene una proyección que entre abril y diciembre de 2020, el impacto de la institución por el covid-19 es de  639 772 millones de colones.

El gerente fue enfático en que el objetivo de la institución es mantener el equilibrio financiero en el corto plazo y la sostenibilidad financiera a mediano y largo plazo, que, entre otras cosas, se dispuso a lo interno a reducir los gastos de las diferentes unidades que no tengan que ver con la atención de la pandemia; empezar a estudiar ajustes de los modelos del control contributivo y analizar nuevos modelos de aseguramiento.

Calderón añadió que entre los retos a mediano y largo plazo están: el fortalecimiento del primer nivel de atención enfocado en el aumento de sus capacidades, una gestión hospitalario más costo-efectiva, desarrollo de mejores en a la gestión del portafolio de inversiones, nuevas fuentes de financiamiento y tener un modelo de asignación de recursos y sistema de costos, entre otros.