“Costa Rica vive tiempos de cambio, es esta una época de heroísmo, de compromiso y de trabajo” les señaló a los dirigentes políticos el obispo de la Diócesis de San Isidro del General.

“La Virgen de los Ángeles es un símbolo para la evangelización. Sentimos que camina con nosotros, ahí está enseñándonos el amor fraterno” resaltó Loría y agregó que ella “nos evoca uno de los rasgos característicos, la iglesia misionera para anunciar y testimoniar la buena noticia del evangelio de Cristo”.

“En Aparecida, Brasil, agregó, descubrimos a María como discípula y misionera. Discípula por excelencia y misionera de nuestros pueblos. Del evangelio emerge su figura de mujer libre y fuerte, conscientemente orientada al verdadero seguimiento de Jesucristo”.

“Ella nos atrae para acercarnos a su Hijo, aquel del que ella dice, hagan lo que él dice”.

Que le pide el señor Jesús a los cristianos de Costa Rica, preguntó el Obispo y respondió “que seamos coherentes, en una sociedad cada vez más secularizada, más pluralistas, tenemos que recuperar nuestra identidad cristiana”.

El divorcio entre la fé y la vida, es el drama que en nuestros tiempos está haciendo tanto daño a la Iglesia y a toda la sociedad. Hoy se vive de una manera y se predica una fe no experimentada.

Coherencia y compromiso de los católicos

El vocero de la Conferencia Episcopal, durante la misa de la Virgen de los Ángeles en la que participaron la jerarquía de los tres poderes de la República, el Nuncio Apostólico, todos los obispos del país, sacerdotes y religiosos junto a miles de fieles, el Obispo Loría reflexionó sobre la participación de los católicos en las diversidad de cambios que están ocurriendo en la sociedad costarricense.

Loría apeló de nuevo a la coherencia y afirmó que “en un cristiano católico da credibilidad a la iglesia y la hace crecer mientras que una vida tibia o indiferente destruye esa credibilidad. Cuando perdemos la identidad se daña la credibilidad de la iglesia. No podemos seguir viviendo un cristianismo por mera costumbre”.

Alertó de que se está cayendo “en el permisivismo y la pérdida de la noción del pecado. Yo creo hermanos, con todo respeto, que este es uno de los mayores pecados de la sociedad de hoy”.

“Es una urgencia ser testimonio de la vida cristiana en todos los ámbitos, pienso en la economía, la política, el mundo universitario, la cultura, el arte, el deporte”.

“Esta es la coherencia y aquí se encuentra el núcleo más íntimo de la fidelidad al Señor” resaltó el Obispo.

A los políticos

A los candidatos para el 2014 el obispo Loría les hizo un llamado a “que configuren sus propuestas en el legítimo interés superior, el bien común, la justicia, la solidaridad, el respeto a la vida y a los derechos de la persona humana, que brotan del encuentro con Cristo”.

“Es fácil ser coherente a la hora de la exaltación, difícil serlo en la hora de la tribulación” dijo Loría pero es ahí donde se “prueba el cristiano verdadero capaz de dar razones de su fe. Y no doblegarse por razones ideológicas, económicas, políticas o del tipo que sea” y afirmó que “solo puede llamarse fiel una coherencia que dura toda la vida”.

Recuperar el estilo de Jesús y sus enseñanzas

Loría animó a los jóvenes a recuperar el estilo de Jesús “no tengan miedo a abrazar la cruz” para que no se “dobleguen por la superficialidad y mediocridad con la que el mundo los quiere engañar”.

El Obispo recordó que son los jóvenes quienes van a construir la sociedad del futuro.

“La obra evangelizadora es urgente y necesaria”, y tienen que pensar en cuál Costa Rica quieren dejar a las generaciones que vienen detrás.

Este 2 de agosto se cumplen 378 años del hallazgo de la Virgen de los Ángeles por una indígena en el lugar donde se encuentra la Basílica edificada en su honor, en la ciudad de Cartago.