Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (INFOCOOP)

Quienes encabezaban el mitin, acalorados por el clima efervescente que prima en el país, son personajes con un grave historial, que aún se mantienen en el Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop) aferrados a sus puestos, pese a que son investigados en el Ministerio Público por la comisión de presuntos delitos como peculado, enriquecimiento ilícito, administración en provecho propio e incluso legitimación de capitales.

En remembranza de sus viejos tiempos, llegaron con varios buses ocupados por personas de bajos recursos económicos, con niños en brazos y sus burbujas de alimentos facilitadas por los organizadores. Cuando DIARIO EXTRA preguntó si eran cooperativistas, recibió varias negativas como respuesta.

¿Qué hizo esta dirigencia cooperativa durante los diez años que gobernó el Infocoop?:

• Manipularon la tasa de equilibrio institucional para dar crédito barato con criterio político, lesionando así las finanzas de la organización. Esto ya cuenta con una sentencia en firme de la Contraloría General de la República para nueve personas.

• Destinaron más de ¢20 mil millones en créditos irregulares.

• Hicieron inversiones de alrededor de ¢16 mil millones en proyectos empresariales que desde el año 2013 ya anunciaban su poca viabilidad económica por problemas de gestión que ellos mismos complacieron, debilitando los mecanismos de control.

• Realizaron 200 viajes al exterior en cinco años, sin ningún beneficio para las cooperativas.

• Regalaron dinero de forma ilegal (Fondos PL 480), con parámetros políticos.

• Abusaron hasta el cansancio de las transferencias de capital, la contratación administrativa y la contratación de personal.

• Debilitaron la gestión del Infocoop en áreas como el cobro judicial, seguimiento del crédito, control interno y medición de impacto social, amén de que solamente un 40% del personal quedó destinado a cubrir la labor sustantiva del Instituto.

Todo eso está debidamente documentado por la Auditoría Forense realizada por la prestigiosa firma KPMG y por más de 30 casos de corrupción que analiza el Ministerio Público. Además, existen sendos pronunciamientos de Auditorías Internas y Externas, así como de Supervisión Cooperativa y la Contraloría General de la República.

Ahora estos mismos dirigentes llegan orondamente a golpear las puertas para “rescatar” el Infocoop, como si todo lo ocurrido fuera una ficción kafkiana.

La Intervención del Infocoop, iniciada por el Gobierno anterior y prorrogada por la Administración Alvarado Quesada, desplazó a un grupo organizado que sigue activo en la escena cooperativa, desprestigiando todos los esfuerzos de la Junta Interventora por remozar al Instituto y evitar que impere la impunidad en el ámbito penal. Hoy se les ve liderando la beligerancia callejera, mientras levantan una cortina de humo sobre su oprobioso pasado.

No pueden soportar que el Infocoop siga la senda de la ética, la probidad y la excelencia. Se trata de una institución que está mejorando sus sistemas de control interno y gobernanza, sus estrategias para un fomento más eficiente y proactivo, la simplificación de trámites, la despolitización en la distribución de los recursos públicos y el acercamiento sectorial o territorial.

La modernización del Infocoop marcha a paso firme, con la perspectiva de que llegue a ser una institución modelo a nivel nacional para el combate a la pobreza, la generación de empleo digno y la creación de empresas sociales realmente exitosas. Quedaron atrás las prebendas y los amiguismos que este grupo anhela “rescatar”.

Asimismo, durante el proceso de intervención se han colocado más de ¢45 mil millones en créditos para cooperativas y han nacido cerca de 70 cooperativas. Por otra parte, hemos beneficiado a alrededor de 300 organizaciones con servicios de asistencia técnica, capacitación y supervisión. De allí que sea totalmente falaz el argumento de que estamos desprotegiendo a las cooperativas. Otra cosa distinta es que los recursos ya no fluyen hacia proyectos personales de dichos líderes.

Cabe subrayar finalmente que la mayor parte de los cooperativistas del país son personas honestas, íntegras y trabajadoras. Es justamente ese cooperativismo mayoritario, sano y con alta visión estratégica el que debe tomar las riendas del sector con representación tanto en Conacoop como en Infocoop. La elección cooperativa del mes de setiembre será donde se dirima si las cooperativas optan por un porvenir luminoso o le apuestan a seguir en ese traumático oscurantismo.

(*Director ejecutivo)