El llamado lo hizo la iglesia durante la homilía que ofició el obispo de Cartago, Mario Enrique Quirós, en la Basílica de los Angeles, con ocasión del día dedicado a la Virgen patrona de Costa Rica.

"Urge en estos tiempos una propuesta de escucha y diálogo atento entre todos los sectores. La mejor decisión es aquella que se toma bajo la escucha y reflexión de los distintos puntos de vista. El diálogo sigue siendo la forma en que nosotros los costarricenses debemos propiciar para poder entendernos y salir adelante en esta barca. Cada uno es parte de la solución, cada costarricense es un aporte necesario para el país, cada uno es la respuesta a lo que estamos viviendo", señaló el prelado.

Como reacción a la homilía, el ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto, celebró la “coincidencia de criterios” entre el gobierno y la jerarquía católica.

“El gobierno de la República ha venido desarrollando una permanente actividad de diálogo y escucha con los diversos sectores”, afirmó el ministro, quien aseguró que desde el inicio de la pandemia se desarrolla una agenda de encuentros con sectores económicos, sociales, laborales, productivos y culturales del país.

En esa misma línea, destacó el esfuerzo de diálogo y concertación desplegado que el gobierno ha desplegado con las fracciones legislativas para lograr un acuerdo básico acerca de los proyectos que urgen al país en medio de la crisis.

“Por eso, el gobierno ve con los mejores ojos el llamado hecho por la iglesia católica a través del obispo de Cartago a fortalecer ese esfuerzo de diálogo y escucha que constituye un elemento fundamental de la convivencia democrática de todos los costarricenses. En los próximos días habrá que ampliar las dimensiones, los alcances y perspectivas de ese esfuerzo de diálogo”, acotó Prieto.

 

Sector productivo

El obispo Quirós destacó la necesidad de un diálogo entre el gobierno y el sector productivo para buscar medidas que permitan atenuar el impacto de las afectaciones por los cierres sanitarios decretados para contener los contagios.

Señaló también el severo impacto del desempleo y la necesidad de generar mecanismos para reabrir actividades allí donde se pueda.

Otro de los señalamientos del obispo fue el del “fenómeno de las cuarterías” que se ha revelado en toda su crudeza en medio de la pandemia. Este problema “nos hace pensar en cómo ofrecer condiciones más dignas, más humanas a muchos que viven en estas condiciones, expuestos a innumerables situaciones de peligro en todas las situaciones que ello implica", acotó.