Los Estados miembros de la Convención designaron a Costa Rica para ejercer la presidencia de la Quita Reunión Mundial, que es la última de previo a la Primera Conferencia de Revisión de la Convención que se celebrará en 2015.

Hace siete años también se celebró en San José la reunión regional de América Latina y el Caribe sobre Municiones en Racimo, ocasión en la que se concluyó el “nuevo instrumento internacional legalmente vinculante que prohíbe el uso, la producción, transferencia y almacenamiento de este tipo de armamento con un alto costo humanitario, lo que es inaceptable” recordó Manuel González Sanz, ministro de Relaciones Exteriores.

González Sanz, lamentó que el trabajo recién se inicia “pues subsiste el uso de estas armas en varios países y, en lugar de destruirlas, cada año se siguen destinando recursos a su proliferación”. 

“Por eso no tenemos más opciones que levantar todas y todos una sola voz, el clamor de una gran mayoría por un mundo libre de municiones en racimo, a favor de la paz, del desarme y del derecho a la vida”, resaltó.

Costa Rica impulsa la adhesión de otros Estados a la Convención sobre Municiones en Racimo, principalmente de los 15 países Latinoamericanos que no han firmado y en Centroamérica buscará que Belice, el único que falta, la suscriba con lo cual el Istmo se convertiría en la primera región del mundo libre de este flagelo.

La Quinta Reunión sobre Municiones en Racimo tiene lugar en San José, con la participación de más de 500 delegados de diferentes países del mundo. En la actualidad, un total de  113 Estados han firmado la Convención, incluida Costa Rica lo hizo en el año 2011.

En el mundo, hay 23 países que han sido y continúan siendo afectados por las municiones en racimo que han dejado un saldo de más de 100.000 víctimas del dolor, la muerte, la destrucción y la mutilación. El 98 por ciento de las muertes fueron civiles.

En el marco del encuentro se está realizando un Taller dirigido a los representantes de los Estados que aún no han firmado con el objetivo de “estimular a los Estados que aún no han ratificado la Convención a finalizar los pasos para su adhesión, que discutamos sobre las medidas nacionales de aplicación, así como la forma en que, como región, podemos apoyar también a otros Estados”, dijo el Vicecanciller Alexander Solano.

Los organizadores de la Quinta Reunión son los gobiernos de Costa Rica y de Noruega, con apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Comité Internacional de la Cruz Roja y organizaciones de la sociedad civil.