El anuncio de Leung se produjo pocos minutos antes de la medianoche hora local, cuando concluía el plazo dado por los estudiantes para que el responsable del gobierno local abandonara el cargo, bajo la amenaza de comenzar a ocupar edificios administrativos. "No pienso renunciar", dijo el gobernador de Hong Kong que anteayer recibió el apoyo del gobierno de China.

Mientras, en las afueras de la sede del Gobierno de la región administrativa especial china, centenares de ciudadanos recibían con abucheos las declaraciones de Leung, algunos acusándolo de "comprar tiempo y no tomar decisiones".

La conferencia de Leung, acompañado de Carrie Lam, se produjo al final del sexto día de protestas en favor de una elección democrática del próximo jefe ejecutivo de la ciudad, en 2017, que amenazan con bloquear el centro administrativo y financiero de la excolonia británica.