La policía distribuyó imágenes de bombas molotov que afirma haber hallado en algunos puntos de bloqueo.

La policía dio un plazo perentorio a los activistas que participaban en los bloqueos para que despejaran la vía y, ante la negativa de éstos, procedieron al uso de gases lacrimógenos para dispersarlos.

Según el reporte oficial, en varios de los bloqueos se hallaron bombas molotov, cuartos de dinamita y otros objetos “peligrosos”, que fueron decomisados.

Las intervenciones policiales tuvieron lugar en puntos estratégicos de la carretera Panamericana y de la ruta 32 al puerto del Caribe, específicamente en Salinas de Caldera, el puente El Jilguero en Pérez Zeledón, en el río Guácimo, en el río Pacuare de Siquirres, en Espavel de Matina y en el Cruce de Muelle en San Carlos.

Los manifestantes que obstruían el paso de vehículos protestan contra un paquete de medidas fiscales propuestas por el gobierno como parte de una negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un crédito de 1.750 millones de dólares.

Según la iniciativa del gobierno, dichos recursos se utilizarían para afrontar el bache en el presupuesto público y otras necesidades urgentes relacionadas con el impacto de la pandemia del Covid-19.

Los bloqueos afectaban el tránsito de todo tipo de vehículos, incluidos los camiones de transporte de mercancías que se desplazan entre los principales puertos y el interior del país, así como desde las fronteras terrestres, afectando seriamente el comercio internacional.

También afectaban la actividad turística que inicia una lenta recuperación tras meses de paralización a causa de la pandemia.

Las cámaras empresariales habían pedido el jueves al gobierno una rápida intervención para evitar una mayor lesión a la economía del país, pese a que han planteado objeciones a las propuestas gubernamentales.