El arribo de la aerolínea francesa provocó manifestaciones de optimismo por parte del gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, que calificó el hecho como un hito en los esfuerzos por fortalecer el dinámico sector turístico, uno de los motores de la economía costarricense.

“Dos países lejanos geográficamente que comparten los colores de su bandera, el compromiso con la protección del ambiente, la lucha contra el cambio climático y una férrea defensa de los derechos humanos, estarán cada vez más cerca. El inicio de operaciones de la aerolínea Air France viene a unir y estrechar las relaciones históricas entre Francia y Costa Rica. Ya es más fácil viajar entre ambas naciones, lo que abre enormes posibilidades a turistas de todo Europa, Medio Oriente, África y Asia, debido a la amplia red de conexiones de Air France, lo que sin duda dinamizará el turismo en Costa Rica”, declaró Solís.

El ministro de Turismo, Mauricio Ventura, afirmó que este importante vuelo consolida el objetivo de reforzar la atracción de líneas aéreas a Costa Rica, con el fin de asegurar una mejor conectividad aérea con el resto del mundo.

 “La atracción de líneas aéreas impacta a otros sectores económicos. Así, la llegada de Air France además de estimular el turismo con dos vuelos directos que se caracterizan por horarios sumamente convenientes para los consumidores, beneficia el comercio exterior y la atracción de inversiones, al contar con una mejor y mayor conectividad y se facilitan las exportaciones por la capacidad de carga de las aeronaves”, explicó Ventura.

 Henri Hourcade, vicepresidente Senior de Air France KLM para Latinoamérica, el Caribe y el Océano Indico, aseguró que “con la creación de dos vuelos directos entre San José y París, facilitamos a todos los costarricenses sus desplazamientos a la capital francesa y proponemos además, a través del hub de Paris Charles de Gaulle, correspondencias hacia 118 destinos de Air France en 89 países”.

Casi 400.000 de los 2,6 millones de turistas que ingresaron al país en 2015 fueron europeos, lo que representó un crecimiento del 6,1% en la visitación de personas provenientes del viejo continente.