Un hombre coloca una plancha de madera en un comercio en Los Ángeles. Foto: REUTERS/Lucy Nicholson

El fin de semana, gran número de tiendas en el centro de Washington protegían sus escaparates con tablones de madera ante los temores a manifestaciones que podrían surgir durante o después de la jornada electoral del martes, en la que el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden se disputarán la presidencia.

Equipos de trabajadores se desplegaron en cada esquina, rodeando los edificios de oficinas en el centro de la c

Y es que en caso de una carrera reñida a nivel nacional y resultados retrasados (ya han votado 90 millones de personas por correo, el cómputo de los cuales será lento), algunos temen escenarios catastróficos en los que los partidarios de ambos candidatos saldrían a la calle para exigir la retirada del oponente, o incluso tomar las armas, en especial luego de que trascendiera que las ventas de estas han estado subiendo sostenidamente en las últimas semanas.

El presidente Donald Trump, que busca un segundo mandato, no tranquilizó los ánimos al negarse repetidamente a dejar claro si, en caso de ser derrotado el 3 de noviembre, cedería pacíficamente el poder.

Algunas instituciones, como es el caso de la prestigiosa Universidad George Washington, han recomendado a sus miembros que acaparen comida y medicinas tal y como se suele hacer cuando se espera la llegada de un Huracán,

“MÁS VALE PREVENIR”

Sean Anger, gerente de obras para una empresa de la cercana ciudad de Maryland, dice que ha estado ocupado construyendo barricadas en al menos 20 edificios de Washington D.C. en los últimos días. Un servicio que cuesta miles de dólares.

“Hicimos esto en el momento de los disturbios de hace unos meses”, recuerda, mientras sus colegas clavan grandes paneles que confeccionan a la medida de las vitrinas.

Durante la primavera estallaron en Washington y otras ciudades estadounidenses grandes manifestaciones antirracistas, algunas de las cuales estuvieron marcadas por la violencia y resultaron en saqueos. Muchos de los blindajes que están siendo instalados ahora habían sido retirados hace sólo unas semanas.

“Tuvimos una ventana rota la primera noche de las protestas. Hubo daños en toda la calle”, recuerda Kosta Abatzis, dueño de una tienda de ropa de hombre ubicada a una cuadra de la Casa Blanca.

“Odio ver esto”, dice delante de las grandes placas de madera, “pero es mejor que tener que pasar por todo el procedimiento de reemplazar” una ventana a través de la compañía de seguros.

Alexandre Provenzano, propietario de una peluquería cercana, también se queja: “Dejamos puestas las tablas durante dos meses y ahora voy a tener esto hasta enero, para la toma de posesión (del presidente). Así es como voy a pasar las fiestas” de diciembre.

“Es muy difícil trabajar en estas condiciones, ni siquiera se puede ver el nombre de mi salón”, subraya. A pesar de todo, “más vale prevenir que lamentar”.

“CAOS Y CONFUSIÓN”

La policía de la capital anunció el cierre de calles en una amplia zona alrededor de la Casa Blanca el 3 y 4 de noviembre.

También han comprado gases lacrimógenos y granadas aturdidoras por un valor de 130.000 dólares, como indicó la cadena WUSA9.

“Sabemos que a algunas personas les gustaría crear caos y confusión”, dijo la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, en una conferencia de prensa el jueves. “No tenemos alguna información específica sobre el tema, pero estamos preparados para mantener la ciudad a salvo”, dijo.

Varias organizaciones ya tienen planeado realizar manifestaciones. Una de ellas, Shutdown DC, presentó un permiso para conglomerar hasta 10.000 personas en la plaza Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan), frente a la Casa Blanca, la noche del 3 de noviembre. Entre música y discursos, se prevé para el evento una gran pantalla que muestre los resultados electorales.

Pero previendo posibles enfrentamientos, la organización también puso en marcha entrenamientos para sus miembros: interacciones con la policía y otros grupos de manifestantes y técnicas de desescalada de violencia.

“Nos hemos estado preparando desde hace mucho tiempo”, dijo a la AFP Hope Neyer, jefa de prensa de Shutdown DC.

“Desafortunadamente, estamos dispuestos a correr riesgos porque sabemos lo importante que es este momento”, subrayó.

iudad, en una señal del nerviosismo que se vive en todo el país a medida que se acercan los comicios.