Como ya es tradicional el cierre de oficinas públicas se dará en todo el país, con excepción de aquellas que deben mantener la continuidad del servicio, en las cuales se definirán las medidas correspondientes para garantizar su apertura e informarán dichas disposiciones a los usuarios, indica la directriz del Ministerio de Trabajo.

Otra de las disposiciones anunciadas señal que todas las instituciones deben asegurarse la disponibilidad inmediata del personal necesario para la atención oportuna de cualquier situación de emergencia.

El Gobierno se comprometió a garantizar la continuidad de todos los servicios públicos con el personal necesario, a pesar de que muchos servidores estatales estarán disfrutando las vacaciones de fin de año.

La directriz señaló las excepciones para el personal del Ministerio de Educación Pública, la Procuraduría General de la República y el Registro Nacional, en cuyos casos las vacaciones serán definidas por sus Jerarcas.

Con esta medida el Gobierno busca un ahorro significativo en costos operativos como son energía eléctrica, telecomunicaciones, agua, consumo de combustibles, entre otros.