Imagen INAMU

El Encuentro, realizado este lunes, es parte de la campaña global que impulsa el secretario general de Naciones Unidas (ONU) Antonio Guterres, que fue lanzada el Día Internacional para la erradicación de la violencia contra las mujeres, y de los esfuerzos de múltiples organizaciones, personas y empresas, para apoyar a la generación ´igualdad´ y que se garantice el respeto de los derechos humanos de las mujeres en elecciones libres de violencia y de femicidio.

La “Campaña global 16 días de activismo” busca que de aquí al 2030 haya logros significativos para poner fin a la violencia contra las mujeres, generar conciencia y llamar a la acción en un tema que afecta por igual a mujeres y niñas en todos los rincones del país.

Para la ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del INAMU, Patricia Mora la participación de las mujeres en política “contribuye a mejorar la calidad de vida de toda la población”. “En las comunidades hacen falta esos espacios de participación de la mujer en la toma de decisiones. Nuestra aspiración es llegar a la paridad en número y en derechos sin discriminación, no menos que esto. Por eso hay que transformar la política con nuestra participación, hacerla más empática, más humana y más inclusiva”.

Kryssia Brade, del PNUD, hizo hincapié en asegurar la participación de las mujeres como garantía para alcanzar el desarrollo sostenible. Según el PNUD cuando las mujeres desempeñan un papel en las mismas condiciones que los hombres en lo social, económico y político “las economías son más fuertes y las comunidades más resilientes.” El PNUD señala que la igualdad de género en la educación y en la fuerza laboral podría significar “para 2030 un aumento de 4,4 billones de dólares en el producto interno bruto mundial”, es decir, un 3,6%.

“Por eso dirigimos los esfuerzos para promover la paritaria en las elecciones municipales, fortalecer sus liderazgos para la transformación de las realidades cantonales, la creación de alianzas estratégicas que aseguren acciones para el desarrollo local y también para luchar contra la violencia que viven en el mundo de la política”, aseguró Brade.

El Encuentro fue presidido por la Ministra y Presidenta del INAMU, Patricia Mora, la Representante del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) Kryssia Brade y la presidenta de la Red Costarricense de Mujeres Municipalistas (RECOMM), Karen Porras.

La líder de la Red, Karen Porras, destacó que el 2 de febrero 2019 se van a elegir 6.138 puestos de elección popular, “entre los aspirantes compiten mujeres de diversos perfiles, experiencias y posibilidades de aportar a su comunidad. El reto va a ser alcanzar la paridad, esta es la prioridad para las instituciones que estamos hoy aquí, pues coincidimos en que se trata de una condición esencial para democratizar, en todos sus alcances, el gobierno local”.

Características de la violencia contra las mujeres en la política

En el encuentro se presentó la investigación del PNUD “La violencia contra las mujeres en la política: un estudio sobre su caracterización en el ámbito municipal actual”. El estudio revela cómo se manifiesta la violencia contras las mujeres que deciden lanzarse a la política municipal, cuáles son sus impactos económicos y comunales, y los efectos destructivos para las mujeres políticas: “es una forma de desalentar, amenazar y castigar a las mujeres que se atreven a participar, hablar, denunciar, ejercer plenamente sus derechos políticos”.

La violencia, “se manifiesta a través de comentarios denigrantes y cargados de estereotipos, donde se invalida o minimiza el aporte que una mujer política puede hacer al desarrollo de su cantón, le bloquean sus funciones municipales hasta ser víctima, incluso, de hostigamiento sexual y amenazas de muerte”, explicó Brade.

Los resultados de las últimas elecciones municipales en Costa Rica no han sido alentadores para las mujeres. En el 2010 resultaron electas como alcaldesas 10 mujeres en las 81 municipalidades y esta cifra solo aumentó a 12 mujeres alcaldesas en el 2016, pasando de un 12,3% a un 14,8%.

En los demás puestos de elección también resaltan las desigualdades: en el 2016 las intendencias fueron ocupadas por un 37,5% de mujeres y un 62,5% de hombres; un 40,4% de mujeres en las regidurías propietarias versus un 59,6% de hombres y un 36,3% de mujeres en las sindicaturas propietarias versus 63,8% de hombres.

Estas tendencias motivaron al PNUD, el INAMU y la RECOMM, a organizar el encuentro para fortalecer la participación política de las mujeres municipales, sus liderazgos transformadores, la luchar contra la violencia en la política y en las redes sociales, todo con efecto directo en el desarrollo sostenible del país, las comunidades cantonales y las familias.

“No hay desarrollo sostenible sin igualdad de género y como tal urge fortalecer la gobernanza, el marco legal y el marco institucional sobre derechos de las mujeres y niñas en la sociedad costarricense. La participación de las mujeres en todas las áreas de la sociedad es esencial para lograr un cambio efectivo y duradero, no solo para ellas mismas, sino para toda la población y el país” señala es estudio.

(ENLACE A ESTUDIO: https://www.dropbox.com/sh/8oo2fwgmc3b6c25/AAAMgqfTm6FojBiKANhX1miMa?dl=0&preview=undp_cr_Estudio_victimizaci%C3%B3n_pol%C3%ADtica_19.pdf)