Mediante un comunicado, el FRENAPI manifestó la “indignación y repudio total, ante la actuación y las palabras peyorativas y degradantes del alcalde Walter Céspedes, del Cantón de Matina, Provincia de Limón, Costa Rica cuando afirmó que “yo guaro no le tengo, pero ahí le tengo una indígena”, como un pago por supuestos favores…”.

Estas afirmaciones las hizo durante una conversación telefónica (del año 2020) con el gerente de la Empresa MECO Abel González, quién asintió con un “OK”, según trascendió en un documento judicial del “Caso Diamante” que se investiga por Corrupción, señala el documento del FRENAPI.

El comunicado continúa así:

“Estas palabras develan ante la comunidad nacional e internacional, el racismo, la discriminación grotesca y la violencia patriarcal que existe en muchas personas, de distintos sectores de nuestro país, en contra de los Pueblos Indígenas y en este caso, doblemente en contra de la mujer indígena.

Esto no es un hecho aislado en la historia de Costa Rica, sino que expresa el actuar cultural de siglos, de irrespeto y menosprecio hacia los indígenas, nuestras costumbres y tradiciones, autoridades propias e identidades y el arrebato de nuestras tierras, actuar que se repite una y otra vez en personas, e instituciones de este país, empezando por las Municipalidades y el resto de los Poderes del Estado.

Denunciamos que esta violencia de siglos se mantiene abierta y solapada, se manifiesta en líderes de distintos campos: políticos, administrativos, sociales, eclesiásticos y empresariales; lo comprueban sus actuaciones y comportamientos que desprecian, desconocen o niegan de una y mil formas, nuestros Derechos Indígenas; lo notamos hasta cuando acudimos a realizar compras, trámites, poner denuncias, solicitar y utilizar diferentes servicios públicos, u otras gestiones.

También la vemos cuando nos usan para vender publicidad, de una Costa Rica verde y de derechos humanos, ante instituciones internacionales, el turismo o las elecciones.

Violencia e impunidad que sufrimos a diario, y que, en los últimos 30 meses ya nos va costando dos hermanos asesinados y más de 20 heridos graves, entre ellos nuestro compañero fundador y miembro de la Coordinación Nacional de FRENAPI, Uniwak Sergio Rojas Ortiz, asesinado el 18 de marzo del 2019, en su territorio Bribri de Salitre, al Sur de Costa Rica.

Además de que no respetan nuestros derechos humanos, ni la Ley indígena 6172 de 1977, ni el Convenio Internacional 169 de la OIT (ratificado en 1992 por Costa Rica), las repudiables palabras del alcalde Walter Céspedes, alienta la impunidad y el racismo, dejando a los Pueblos Indígenas más expuestos y vulnerables a las agresiones, asesinatos y el arrebato de nuestras Tierras /Territorios, como ocurrió en éstas últimas dos semanas de noviembre (2021), en el Territorio de Cabagra.

Las y los Indígenas de los ocho Territorios de Costa Rica, somos hijas e hijos de esta Madre Tierra, raíz milenaria, ancestral y espiritual de este país.

El alcalde Céspedes, no puede seguir ni un día más en su puesto, debe irse, exigimos su renuncia, igual exigimos al Estado Costarricense respeto a nuestros derechos.

La visita a Costa Rica, del Relator Especial sobre Derechos Indígenas de Naciones Unidas, en la primera quincena de diciembre 2021, tiene como recibimiento las repudiables palabras del alcalde Céspedes; es también una oportunidad para reflexionar como país, en la promoción de cambios y eliminación de prácticas de violencia e impunidad contra los Pueblos Indígenas de Costa Rica; reparando los daños causados a nuestras Comunidades Indígenas, respetando nuestros derechos humanos, que se expresan en las prácticas culturales, el reconocimiento de nuestras Autoridades propias y la integridad de nuestra Tierra /Territorio”.

El comunicado dirigido a la opinión pública así como a autoridades locales, nacionales e internacionales está suscrito por el Frente Nacional de los Pueblos Indígenas, con 20 Años de trayectoria en la defensa de los Derechos y Autonomía Indígena) y por el Comité Nacional de apoyo a la autonomía Indígena.