El gobierno acelera la construcción de viviendas en los territorios ocupados a Palestina.

La semana pasada, el primer ministro Benjamin Netanyahu, en campaña electoral para las legislativas del 23 de marzo, anunció la construcción de 780 nuevas viviendas en las colonias en Cisjordania, una decisión criticada por el secretario general de la ONU.

Pero este martes las autoridades israelíes publicaron licitaciones para permisos de construcción de un total de 2.572 unidades, o sea 2.112 en Cisjordania y 460 en Jerusalén Este, la parte de la Ciudad Santa anexionada por Israel y que los palestinos quieren convertir en capital de un futuro Estado, precisó la organización La Paz Ahora.

El gobierno de Netanyahu intenta "extender todo lo posible las colonias hasta los últimos minutos antes del cambio de administración en Washington", lamentó la oenegé en un comunicado.

"Netanyahu señala al futuro presidente (Joe Biden) que ni siquiera tiene la intención de conceder un minuto de gracia a un nuevo capítulo en las relaciones entre Estados Unidos e Israel" ni de intentar "resolver el conflicto con los palestinos", agregó esta organización que se opone a la colonización israelí.

Para la Autoridad Palestina, Israel inicia "una carrera contrarreloj para eliminar lo que queda de una solución de los dos Estados y coloca cada vez más obstáculos ante la nueva administración estadounidense", según Nabil Abu Rudeinah, portavoz del presidente Mahmud Abas.

El demócrata Joe Biden, que sucede el miércoles a Donald Trump a la cabeza de la principal potencia mundial, ve con malos ojos la expansión de los asentamientos israelíes. 

El futuro ministro de Relaciones Exteriores de Joe Biden, Antony Blinken, afirmó el martes que la "solución de dos Estados", uno palestino junto a Israel, era la "mejor" y "quizás la única" opción viable para el conflicto israelo-palestino, aunque agregó que "siendo realista, es difícil ver perspectivas a corto plazo para avanzar en eso".

En cambio, el gobierno de Biden no tiene la intención de reconsiderar la decisión de la administración Trump de reconocer a Jerusalén como la capital del Estado hebreo, precisó Blinken.

- Auge durante era Trump -

Desde 2009, cuando Benjamin Netanyahu regresó al poder en Israel, la población en las colonias israelíes en la Cisjordania ocupada ha subido un 50%, según datos de las autoridades israelíes, con un aumento en las aprobaciones de viviendas en los últimos años, bajo el mandato en Washington de su aliado Donald Trump.

En la actualidad más de 450.000 personas, la mitad de ellas menores de 18 años, viven en colonias en la Cisjordania ocupada, al igual que 2,8 millones de palestinos.

Y más de 200.000 israelíes viven en colonias en Jerusalén Este.

La ONU considera todos estos asentamientos como contrarios al derecho internacional.

Pero el gobierno de Trump informó en 2019 que Estados Unidos ya no consideraba que fueran contrarios al derecho internacional, un cambio de política aplaudido por Israel y denunciado por los palestinos.

Un año después del anuncio, en noviembre pasado, Mike Pompeo visitó un asentamiento en la Cisjordania ocupada, algo nunca visto en un jefe de la diplomacia estadounidense.

- Elecciones y colonización -

Las licitaciones para nuevas viviendas en las colonias también se anuncian semanas antes de las legislativas de marzo en Israel, las cuartas elecciones en menos de dos años, que ya apuntan a una fuerte rivalidad entre el Likud de Netanyahu y partidos de la derecha procolonización.

Según varias encuestas recientes, uno de los grandes rivales de Netanyahu es el candidato procolonización Gideon Saar, quien se fue del Likud en diciembre para formar su propio partido bautizado "Nueva Esperanza".

Según la prensa israelí hay fuertes tensiones dentro del gobierno de Netanyahu por los planes de legalización de varias colonias ilegales (no reconocidas por Israel) en la Cisjordania ocupada.