Londres. Tras sobrevivir a un ataque a muerte por parte de talibanes, la joven paquistaní defensora del derecho a la educación de las niñas, Malala Yousufzai, regresó hoy a la escuela

Para estudiar a partir de ahora, Malala pisó hoy por primera vez el colegio privado Edbagston de Birmingham, en Reino Unido, país a donde se ve obligada a refugiarse por protección.

En Pakistán, a través de su blog, Malala defendía el derecho de las niñas y mujeres a recibir una educación, y criticó los ataques que sufrían las escuelas destinadas a brindar a educación a mujeres, incluidos incendios, lo que la situó en el punto de mira de los talibanes.

En octubre de 2011, un extremista la esperó afuera del colegio y tras espetarle que la buscaba a ella, le disparó en la cabeza. Luego de varias operaciones en un hospital de Birmingham, Malala consiguió sobrevivir.

Ahora, Yousufzai se ha convertido en una figura internacional, un símbolo de la resistencia a los esfuerzos de los talibanes para anular los derechos de las mujeres y está incluso entre los nominados para ganar el premio Nobel de la Paz este año.

En su rol de niña, ha descrito la vuelta al colegio como el día más importante de su vida.

"Estoy muy contenta porque hoy he conseguido mi sueño de volver al colegio. Quiero que todas las niñas del mundo tengan esta oportunidad básica", manifestó la menor en un comunicado.

"Echo de menos a mis compañeras de clase de Pakistán, pero me alegro ante mi nueva clase y profesor", dijo Malala en su primer día de clases en Reino Unido, según medios británicos.

Yousufzai, acompañada por su padre y llevando una mochila rosa, se unió a las otras alumnas del Edgbaston High School en Birmingham, en el centro de Inglaterra, cerca del hospital donde se sometió a una operación para reconstruir su cráneo el mes pasado.

Yousufzai tendrá un plan de estudios completo en el colegio, cuya matrícula anual es de 10 mil libras, antes de seleccionar las materias con las que se presentará a los exámenes de secundaria, que normalmente se realizan a los 16 años. El gobierno paquistaní se hará cargo de los gastos por su educación.

"Quiere ser una adolescente normal y tener el apoyo de las chicas de su entorno", dijo la profesora de Edgbaston Ruth Weeks. "Hablando con ella, sé que es algo que echó de menos en su convalecencia en el hospital".