El estudio Seguimiento de la Condición Laboral de las Personas Graduadas 2008-2010 de las Universidades Costarricenses, del Consejo Nacional de Rectores (Conare), reveló que el panorama laboral para quienes poseen estudios superiores es positivo aunque existe desempleo entre profesionales de algunas área del conocimiento, con porcentajes que varían según la profesión.

El Olap dio seguimiento a la situación laboral de 12.300 profesionales de 107 carreras de universidades públicas y privadas del país; una muestra que representa a 76 mil 741 graduados; la encuesta se aplicó en diciembre de 2013 y tiene un nivel de confianza del 90%. Se tomó en cuenta a las disciplinas con al menos 30 personas graduadas en el período de estudio.

De acuerdo con la investigación en áreas como la Archivística, Imagenología Diagnóstica y Terapéutica, Estadística y Microbiología el porcentajes de desempleo y subempleo es de 0%.

Mientras que las disciplinas del campo de las Ciencias Sociales (6,94%) y Recursos Naturales (6.77%) tienen los porcentajes de desempleo profesional más altos.

Por el contrario, áreas como las Ingenierías (3,49%) Ciencias Económicas (3, 59%) Ciencias de la Salud (3,62%) y Ciencias Básicas (3,79%) también tienen porcentajes muy bajos en materia de desempleo. 

Para los profesionales en Diseño de Interiores, Enseñanza de la Psicología y de la Filosofía, los indicadores muestran una situación intermedia de desempleo entre el primer y segundo grupo. 

En todos los casos, el estudio demostró que a pesar de que la tasa de desempleo entre graduados universitarios aumentó (2,42% en 2010 a 4,54% en 2013) es muy inferior a los indicadores de desempleo nacionales, que se movieron de 7,4% a 9,17% en el período de estudio.

Desde la perspectiva de la investigadora Ilse Gutiérrez Coto, coordinadora del estudio, estas cifras revelan que “la educación actúa como un seguro contra el desempleo”.

“Hay un margen entre lo que el país obtuvo en porcentajes de desempleo en relación con los porcentajes que obtuvieron cada una de las áreas del conocimiento en esa materia, con esto podemos apreciar que si bien es cierto la crisis nos afecta a todos, la gente que tiene más años de escolaridad  tiene un nivel de afectación menor que los que tienen menos escolaridad” afirmó Gutiérrez.

El rector Henning Jensen, de la Universidad de Costa Rica (UCR) destacó que la situación laboral de los graduados universitarios costarricense “es muy positiva”, máxime, si se compara con un país como España donde el desempleo de profesionales está por encima del 10%.

Jensen destacó el valor de este tipo de estudio como herramienta para que las universidades tomen decisiones y emprendan diferentes estrategias para lograr que el perfil de los profesionales se ajuste a las necesidades del país. Permite detectar las áreas donde existe demanda y de qué tipo de profesionales para dar respuesta desde la educación superior, acotó.

En este aspecto, explicó Jensen, la UCR inició el proceso fortaleciendo la regionalización, adaptando planes de estudio, promoviendo la innovación e impulsando el emprendedurismo en los estudiantes como elemento central de su formación universitaria.

El estudio fue presentado el 17 de marzo por los miembros de Conare, los rectores Henning Jensen de la UCR; Julio César Calvo del Instituto Tecnológico de Costa Rica; Sandra León de la Universidad Nacional; y Luis Guillermo Carpio de la Universidad Estatal a Distancia (foto: Anel Kenjekeeva).

Características de los graduados

Además de analizar la situación laboral de los graduados universitarios el estudio también describe algunas características de los profesionales.

Los datos revelan que la mayoría de graduados son mujeres (63%), menores de 35 años (69%), provienen de provincias ubicadas en la zona central del país (36,6% viven en San José); un 49,5%  de ellos son bachilleres y 50,5% licenciados.

Los resultados de la investigación señalan que la mayoría de personas graduadas entre el 2008 y el 2010 financiaron sus estudios con recursos económicos propios (57,7%) y con fondos familiares (42, 5%).

De los 12.300 profesionales entrevistados un 76,9% trabajó mientras cursaba sus estudios universitarios y un 78,64% ya tenía empleo en el momento de la graduación.

Que demostrado en la investigación que la educación es un factor fundamental de la movilidad social, ya que un 65,5 % de las personas graduadas proviene de una familia en la que ninguno de sus progenitores posee título universitario.

Con respecto al dominio de un idioma extranjero, 6 de cada 10 profesionales afirmaron tener conocimientos en inglés, y 4 de cada 10 en francés.

Otros datos interesantes del estudio señalan que la provincia de Heredia es la que tiene más personas graduadas por cada mil habitantes y los motivos por los cuales el 7, 5 % de los graduados universitarios no trabajan, que se pueden consultar en el sitio web del estudio.

Si está interesado en consultar el estudio Seguimiento de la Condición Laboral de las Personas Graduadas 2008-2010 de las Universidades Costarricenses, vaya al enlace: http://www.conare.ac.cr/servicios/category/33-observatorio-de-profesiones.

(Con información de la Oficina de Divulgación e Información ODI / UCR).