Salazar dijo en conferencia de prensa que la junta directiva de Recope tomó la decisión firme, el pasado 18 de abril, de dar por terminada su participación en Soresco, que “es la opción más favorable para el interés público”.

Dijo además que se buscará llegar a un acuerdo amistoso para la disolución de la empresa, pero no descartó la posibilidad de que la CNPC pretenda una indemnización por la inversión que ha realizado hasta ahora.

Salazar explicó que de los 100 millones de dólares de inversión inicial, 50 millones por cada empresa, se han gastado hasta ahora cerca de 60 millones. La distribución del remanente será una de las materias de la negociación.

Soresco fue creada hace 7 años, durante el gobierno del ex presidente Oscar Arias, con el objetivo de modernizar y ampliar la planta de Recope en Moín (puerto Limón), que dejó de funcionar desde 2011.

Según el proyecto, la nueva refinería procesaría hasta 60.000 barriles diarios de petróleo. El costo previsto de su construcción era de 1.300 millones de dólares, de los cuales el 30% sería aportado por las empresas socias y el resto se obtendría mediante financiamiento internacional.

Sin embargo, la Contraloría General rechazó en 2013 los estudios de factibilidad que fueron realizados por la empresa Hqcec, subsidiaria de la CNPC, por considerar que violaban una cláusula del contrato, según la cual tales estudios debían ser hechos por una empresa independiente.

Durante casi tres años, el proyecto quedó paralizado debido a que la CNPC no aceptó que se realizara un nuevo estudio de factibilidad por parte de una empresa independiente.

Según dijo Salazar, el consorcio chino argumenta que los estudios de factibilidad habían sido avalados por el Consejo de Gobierno de Costa Rica desde 2011 y también habían sido aprobados por las autoridades chinas.

Salazar dijo que Recope no descarta la posibilidad de contar con una nueva refinería, por lo que un equipo de expertos de la institución trabaja en la elaboración de un proyecto en que eventualmente podría participar un socio extranjero.