Según este Ministerio, ya se tomaron medidas para proteger de posibles agresiones a la población del territorio indígena de Salitre en acatamiento a la orden de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), del 30 de abril anterior, para que el Estado costarricense aplique medidas cautelares contra los agresores y proteja la vida y el bienestar de los pobladores de estos territorios ancestrales.

El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, informó que se puso en marcha un plan de seguridad en el territorio indígena de Salitre, ubicado en el cantón de Buenos Aires de Puntarenas, con medidas preventivas acordadas en conjunto con la comunidad, para evitar que se repitan más agresiones por parte de personas no indígenas contra la población bribri.

Los programas policiales preventivos de la Dirección Regional, el Programa Pinta Seguro en las escuelas y el grupo de Seguridad Comunitaria ya se están implementando, además de reuniones sistemáticas con representantes de la Asociación de Desarrollo Integral (ADI), el Acueducto Comunal, la Comisión Negociadora y la Asamblea de la ADI, dijo el ministro Mata.

"Honramos nuestro compromiso con la seguridad de los pobladores de la zona aumentando la presencia policial y enviando mayor recurso móvil", señaló el ministro Mata.

El pasado 30 de abril, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) estableció una serie de medidas cautelares a favor de la población de los territorios indígenas de Salitre y Teribe, para que el Estado costarricense garantice la seguridad de la población.

La Viceministra de la Presidencia, Ana Gabriel Zúñiga, dijo que en respuesta a esta solicitud de medidas cautelares de la CIDH, “el gobierno realizó las coordinaciones necesarias para fortalecer la presencia policial en la zona”.

“El Gobierno seguirá trabajando con un enfoque de respeto a los Derechos Humanos, el diálogo y la paz en la construcción de soluciones integrales para abordar la situación de tierras en los territorios indígenas”, afirmó Zúñiga.

La recuperación de los territorios usurpados por personas no indígenas está en el centro de las agresiones de que son víctimas los indígenas bribris y térrabas de los territorios ubicados en el cantón de Buenos Aires de Puntarenas, catalogado por expertos como el más racista del país, que es otra de las causas de los ataques contra la población indígena.

Zúñiga afirmó que "seguiremos desarrollando un mecanismo de acompañamiento para la recuperación de territorios en conjunto con el INDER y el CATIE, sin que se vayan a afectar los Derechos Humanos de ningún habitante".

Sin embargo, el líder espiritual y comunal del Territorio Indígena de Salitre, ahora bajo la tutela de la CIDH, Sergio Rojas, tiene más de seis meses de estar en prisión preventiva en la cárcel de Pérez Zeledón (6 de noviembre de 2014), sin que se le formulen cargos y bajo el supuesto de que podría “fugarse”, pese a los reclamos de la población de Salitre y de las apelaciones a las medidas cautelares impuestas por una jueza, por parte de sus defensores.