Esta mujer de la provincia de Shandong (este) compró en línea los bulbos conocidos por su poder irritante, antes de hacerlos entregar a su exnovio para "hacerle llorar".

Había ordenado a los repartidores que amontonaran las cebollas en la puerta de su apartamento y que se marcharan sin llamar la atención, según Shandong Net, un medio de comunicación vinculado con el gobierno local.

"Yo lloré durante tres días, y ahora es tu turno", escribió en una nota mordaz, que acompañaba el cargamento sorpresa.

La mujer dijo a Shandong Net que la relación había durado un año. 

Cuando el hombre decidió romper "me dolió mucho, pero él no quería llorar", por lo que decidió enviarle un regalo que podría finalmente "hacer que sus lágrimas salgan".