Nicaragüenses residentes en Costa Rica, se manifiestan con algunos carteles con mensajes alusivos contra el mandatario nicaragüense Daniel Ortega. En San José, Costa Rica, el 18 de mayo de 2020. © EFE/Jeffrey Arguedas.

(FOTO: Nicaragüenses residentes en Costa Rica, se manifiestan con algunos carteles con mensajes alusivos contra el mandatario nicaragüense Daniel Ortega, denuncian discriminación con criterios políticos en la atención médica. En San José, Costa Rica, el 18 de mayo de 2020. © EFE/Jeffrey Arguedas)

En Nicaragua, el país donde los expertos señalan la grave falta de medidas contra el Covid-19, cada vez son más altas las cifras oficiales aunque siguen las críticas por la falta de transparencia.

En una rueda de prensa este martes, la ministra de Salud, Martha Reyes, aseguró que en la semana del 12 al 19 de mayo se registraron 254 nuevos casos de coronavirus, lo que significa un aumento de 229 personas con relación a la semana anterior. Asimismo, señaló que en el mismo lapso se registraron nueve fallecimientos por el virus, lo que eleva el total de la cifra oficial a 17.

Reyes agregó ante medios oficialistas que “desde el inicio de la pandemia y hasta el día de hoy hemos atendido y dado seguimiento responsable a 470 personas”. Sin embargo, no aclaró si se trata de casos sospechosos de Covid-19 o del número total de contagiados.

Esta es la primera vez que el Gobierno admite cifras de tres dígitos en el número de infectados y de dos dígitos en fallecimientos. Pero para algunos profesionales clínicos, para el Observatorio Ciudadano y para ciertos medios locales, las autoridades de Nicaragua estarían ocultando la verdadera magnitud de los efectos del brote en su país. El presidente Daniel Ortega ya había admitido que su administración incluye los datos de las muertes por Covid-19 dentro de los fallecimientos por neumonía. 

Desde la propagación del virus en América Latina, esta nación ha suscitado sospechas por su manejo de la situación. Organizaciones como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos indican que las acciones del Gobierno nicaragüense son irresponsables y riesgosas.

Y es que por dar prioridad a la economía, el Gobierno se ha negado a seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, al punto que la administración de Ortega llegó a promover eventos multitudinarios cuando ya se habían registrado los primeros contagios en el país.

Además, es el único de la región que mantiene activas las competencias deportivas y las clases en los colegios públicos, mientras que las playas siguen con aglomeraciones en tiempos de coronavirus. A diferencia de los países vecinos, Nicaragua no ha cerrado sus fronteras.

En plena pandemia, Ortega no apareció ante los medios durante 34 días hasta el pasado 15 de abril, momento en el que dijo que solo había muerto una persona por Covid-19 en su nación.

Las cifras serían seis veces mayores: Observatorio Ciudadano

La información del Gobierno es cuestionada por los mismos ciudadanos y por profesionales de la salud. Las estadísticas entregadas por el independiente Observatorio Ciudadano señalan que hasta el momento hay por lo menos 1.569 casos sospechosos de Covid-19.

Además, en un informe entregado este martes, la organización indicó que el número de muertes por el virus aumentó en un 50 %, al alcanzar 351 fallecimientos. Se trata de decesos por neumonía, pero de los que se sospecha que la causa real fue el Covid-19. Al igual que aquella enfermedad, este virus genera afectaciones en los pulmones y dificultades para respirar.

Los profesionales sanitarios del país denuncian que el Ministerio de Salud ha ordenado “maquillar” los decesos por Covid-19 y hacerlos pasar como muertes por “neumonía atípica”. Una fuente del Hospital Monte España, en Managua, citada por la prensa local, asegura que así ocurre aun cuando el paciente da positivo en las pruebas de coronavirus.

Médicos que alertan sobre el Covid-19 denuncian que son amenazados

En medio de la confusión y el fuerte contraste de datos sobre la pandemia en territorio nicaragüense, alertar sobre la enfermedad acarrearía consecuencias para quien se atreva a hacerlo.

Miembros de la Unidad Médica Nicaragüense, dedicados a brindar orientación gratuita en el país sobre el Covid-19, denunciaron este martes que recibieron amenazas y acusaciones. Según creen, estas provienen de partidarios del presidente Daniel Ortega, como los llamados militantes sandinistas. Las sospechas se basan en que quienes los amenazan también enuncian frases a favor del mandatario y en contra de la oposición.

“Hemos recibido nueve llamadas de amenazas, que nos van a dar plomo (disparos con armas de fuego), nos dicen asesinos, que somos terroristas, que queremos dar un golpe de Estado”, dijo el médico cirujano José Antonio Vásquez, integrante de la Unidad.

Mientras la administración Ortega señala que las críticas y mensajes que difieren de los que él entrega son un asunto de persecución política, los ciudadanos indican que para acceder a la línea gratuita del Gobierno para consultar sobre el coronavirus deben entregar sus datos personales a cambio de escuchar la misma información que los funcionarios publican en medios oficialistas. Según ellos, esto no resuelve sus dudas ni inquietudes frente a la enfermedad.

Además de la pandemia, los nicaragüenses estarían enfrentando otra calamidad: el bloqueo para acceder a información científica y neutra sobre un brote que ya ha cobrado la vida de 322.821 personas en el mundo.

(Con Reuters y EFE)