"Históricamente, Costa Rica ha sido un destino para refugiados víctimas de persecución política, pero en los últimos años ha venido creciendo el número de centroamericanos, especialmente salvadoreños, que llegan huyendo de la violencia de las pandillas", afirmó en conferencia de prensa la ministra de Gobernación, Carmen Muñoz.

También se ha observado un aumento del número de personas de nacionalidad hondureña que piden refugio para ponerse a salvo de amenazas, ataques y homicidios por orientación sexual, señaló la ministra.

La directora general de Migración, Gladys Jiménez, explicó que, en general, el número de solicitudes de asilo se ha disparado en los últimos cuatro años, pasando de 1.167 en el año 2012 a 2.233 el año anterior.

"Y en los primeros cuatro meses de 2016, la cantidad de solicitudes procesadas es de 1.492, lo cual revela una fuerte tendencia al crecimiento", apuntó la funcionaria.

Según Jiménez, el 46% de las solicitudes procesadas este año corresponde a salvadoreños; el 39% a colombianos y el 11% a venezolanos, lo que refleja una inversión de las tendencias de los últimos 15 años en que dominaban los refugiados colombianos.

"Las personas que vienen de los países de Centroamérica no huyen de la persecución política, pero lo hacen porque no están siendo protegidas por el Estado de sus respectivos países de la delincuencia organizada", aseguró Muñoz.

La ministra explicó que hay muchas familias que piden refugio en Costa Rica para eludir el reclutamiento forzoso de niños y jóvenes por parte de las pandillas.

La información fue dada a conocer en el marco del Día Mundial del Refugiado, que se celebra en esta fecha y que ha sido motivo de una serie de actividades programadas para toda la semana, como cineforos, conciertos y conferencias.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Costa Rica, Carlos Maldonado, anunció también el inicio de una campaña dirigida a sensibilizar a la población sobre la situación y los derechos de las personas refugiadas.

"Nadie elige ser refugiado pero nosotros podemos elegir integrarlo", es el lema de la campaña que incluye la difusión de mensajes a través de medios de comunicación y redes sociales.

El representante de ACNUR destacó que nunca en la historia desde la creación del organismo, en 1950, ha habido tantos refugiados en el mundo, alrededor de 70 millones de personas.

on/jh