El Consejo de DDHH de la ONU instó, al gobierno de Nicaragua a cesar los arrestos y detenciones arbitrarias, y a liberar a todas las personas detenidas arbitraria o ilegalmente. (Foto: ONU)

El Consejo de DDHH instó “al Gobierno de Nicaragua a cesar los arrestos y detenciones arbitrarias, y a liberar a todas las personas detenidas arbitraria o ilegalmente, así como a garantizar el debido proceso y asegurar que las condiciones de detención sean en el marco de las obligaciones del respeto de los derechos humanos”.

Lanzó un vehemente llamado “al Gobierno de Nicaragua para que tome las medidas efectivas que garanticen la independencia y la imparcialidad del sistema de justicia y de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos”.

Además le solicitó que retome las necesarias relaciones de cooperación con la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, con los mecanismos del Consejo de Derechos Humanos y con la Organización de los Estados Americanos, “incluyendo el facilitar visitas al país”, concluye la resolución.

Expresa la preocupación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU “por las persistentes restricciones al espacio cívico y de expresión de los disidentes en Nicaragua, incluyendo periodistas, defensores y defensoras de derechos humanos”... “por segundo año consecutivo, su profunda preocupación porque en Nicaragua persisten las serias violaciones a los derechos humanos y se reprimen las protestas sociales mediante el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía nicaragüense”.

La resolución aprobada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, Suiza, en el marco de su 43° Sesión, señala que se toma interpretando “la gran preocupación que existe en la comunidad internacional por la deteriorada situación de los derechos humanos que persiste en dicho país”, a dos años de la crisis política que inició en abril de 2018 con protestas multitudinarias a favor de la democracia.