La sequía que afecta a once millones de personas en el Cuerno de África, la peor en 50 años, se ha convertido en hambruna en dos regiones de Somalia. La ONU ha declarado que en Bakool y Lower Shabelle, al sur, el 30% de los niños sufre malnutrición aguda y que dos adultos y cuatro niños de cada 10.000 mueren de hambre al día, algo que no sucede desde hace 19 años.

Cada día 3.000 somalíes huyen a Kenia y Etiopía haciendo un enorme esfuerzo físico tras caminar durante semanas. Según ACNUR, desde enero han llegado a los campos de Dollo Ado (en el sur etíope) y Dadaab (al este de Kenia) 166.000 refugiados. Este último alberga ya a 382.000 personas -está lleno desde hace años-, "cuatro veces la capacidad para la que fue construido", según la agencia de la ONU.

Mike Sunderland, portavoz de Save the Children, explica que a Dadaab llegan 800 niños al día y admite, desde allí, que es "extremadamente difícil atenderlos a todos. Algunos mueren en cuanto llegan al campo, y otros muchos fallecen en el camino".

El desbordamiento es tal que en Dadaab, los recién llegados se tienen que instalar en los suburbios del campo. Alfonso Verdú, coordinador de Médicos sin fronteras en el Cuerno de África, calcula que son unas 50.000 personas. "Hasta hace una semana, se podía llegar a tardar hasta 40 días en entregarles la segunda ración de comida, y en Etiopía, en Dollo Ado, ha habido esperas de hasta nueve días para la primera".

Por sí sola, la sequía no explica por qué Somalia es el país más afectado ni la dimensión del desastre para cerca de tres millones de personas, las que viven en el sur del país. La FAO alertó en octubre del riesgo de sequía. Kenia y Etiopía cuentan con Estados capaces de canalizar los recursos propios y los internacionales para atender a la población y planificar la distribución de alimentos y el transporte de agua en caso de emergencia.

Somalia no. Allí, en una situación de guerra desde 1991, la ayuda estatal apenas existe -en el sur, sencillamente, no hay Estado- y la internacional está llegando tarde. Hasta hace 15 días, la milicia integrista islámica de Al Shabab