Los productores de papa y de cebolla de la provincia de Cartago protestaron ayer frente a la Basílica de los Ángeles, por la falta de apoyo del gobierno ante la crisis provocada por la importación de estos productos, que los tiene al borde de la quiebra.

Según los paperos y los arroceros la importación provocó una drástica disminución en sus ventas y no ven una salida a la situación que los afecta.

La Viceministra de Agricultura y Ganadería, Xinia Chaves, rechazó las acusaciones de los productores en el sentido de que exista desatención por parte del gobierno y enfatizó en que existen mesas de trabajo que funcionan “en procura de soluciones a problemas que aquejan desde hace mucho a estos sectores”.  

Pero los horticultores insistieron en que lo que el gobierno esta haciendo no es suficiente para paliar el mal momento que pasan los productores agrícolas nacionales y reclamaron medidas urgentes para evitar la quiebra de decenas de agricultores.

La viceministra Chaves, aseguró que el ministerio de Agricultura trabaja para evitar que se produzca el desabasto de papa para la industria y para controlar las importaciones de cebolla.