“El gobierno argentino resolvió no convocar la Cumbre Social que se realiza ininterrumpidamente desde el año 2006 y que forma parte de la Cumbre del Mercosur” denunció el diputado del Parlasur Oscar Laborde quien se convirtió en el anfitrión del encuentro.

Lamentó Laborde, la inmadurez del gobierno de Mauricio Macri frente a procesos sociales regionales que han hecho camino como la Cumbre de los Pueblos en el marco de las Cumbres del Mercosur.

“Ante esa falta y con la convicción de que los pueblos tenemos mucho que decir, convocamos e inauguramos esta Cumbre de los Pueblos”, dijo Laborde, diputado del Parlasur y organizador del encuentro.

En la ciudad de Mendoza, ubicada en las faldas de la Cordillera de los Andes, se dieron cita más de 600 delegados de Brasil, Venezuela, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia y de varias provincias argentinas.

Cumbre del Mercosur, Un bloque que viene de capa caída

Macri llegará a Mendoza la noche del jueves, para encabezar el encuentro de presidentes de mañana, en el que le cederá la presidencia pro témpore al brasileño Michel Temer. Ambos mandatarios apuntan a acercarse a la Alianza del Pacífico.

Las actividades en Mendoza arrancaron con un seminario sobre la integración Mercosur-Alianza del Pacífico.

Con la llegada de los cancilleres y las reuniones preliminares de funcionarios comenzó la cumbre del Mercosur en Mendoza. Según adelantó el gobernador Alfredo Cornejo, el presidente Mauricio Macri pasará la noche en Mendoza, y aprovechará para hacer un poco de campaña en un terreno propicio.

En la sesión plenaria del viernes, Macri le hará entrega de la presidencia rotativa al cuestionado presidente de Brasil, Michel Temer, lo que es una imagen demostrativa del lugar en el que se encuentra hoy el bloque regional que viene de capa caída.

Con Venezuela y el Parlasur excluidos, con una Cumbre de los Pueblos que no fue convocada de manera oficial y en el que la meta más dinámica, son los deseos de cerrar acuerdos de libre comercio con otros bloques, especialmente la Unión Europea.

Como para calentar motores, ayer se realizó en el Hotel Intercontinental en el que se hará la Cumbre, un seminario sobre la integración del Mercosur con la Alianza del Pacífico. Junto al gobernador Cornejo estuvieron el canciller Jorge Faurie, el ministro de Producción Francisco Cabrera y, una curiosidad, el director de la fundación ICBC, el diplomático Félix Peña, el padre del jefe de Gabinete de Macri.

“El diálogo entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico tiene una dimensión renovada por un impulso político, donde sobre todo quienes se han comprometido para que logremos una convergencia, son sus presidentes”,  enfatizó ayer el canciller Faurie, mostrando por dónde irá la mano durante la cumbre.

Se congratuló además porque “ahora sumamos a los empresarios para orientar y acompañar el proceso negociador, y debemos poner a los organismos de cada país a trabajar coordinadamente”.

Según el cronograma oficial, Macri dará la bienvenida a los jefes de Estado y funcionarios asistentes de la reunión en el Intercontinental bajo un estricto dispositivo de seguridad que superaría los 1500 efectivos, entre fuerzas nacionales y provinciales. “El Presidente confirmado viene jueves a la noche tarde, a eso de las 12”, adelantó Cornejo. Una vez terminada la cumbre, el viernes a la tarde, Cornejo le organizó un acto de campaña a Macri en la Federación Mendocina de Box junto a los candidatos de Cambiemos en la provincia.

Fuentes de la Cancillería anticiparon que hoy también llegarán los presidentes de Uruguay, Tabaré Vázquez, Michelle Bachelet, de Chile, uno de los países asociados a la ATP, también arribaría Temer.

El viernes a la mañana llegarán los mandatarios de Paraguay, Horacio Cartes y Evo Morales, de Bolivia, cuyo país está en proceso de adhesión al Mercosur.

De aprobarse su ingreso al Mercosur, Evo Morales no sería partícipe de la Cumbre de los Pueblos que se desarrolla este jueves, en la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad de Cuyo.