La Federación Metropolitana de Municipalidades (FEMETROM) que reúne a varias municipalidades del área metropolitana central, pero no a todas, impulsa desde hace décadas la incineración de los residuos sólidos, según sus voceros, una salida rápida y de bajo costo para deshacerse del problema de la basura y que además permitiría generar electricidad que sería comprada por el ICE.

El ICE por su parte, negó que los términos de un convenio de cooperación con la FEMETROM incluyan la producción de energías sucias. La incineración de residuos sólidos expulsa a la atmósfera concentraciones de gases tóxicos altamente nocivos para la salud humana, animal y el ambiente ya que después de permanecer en el aire, esos componentes tóxicos caen y contaminan los suelos, señalaron en otra ocasión expertos de la Universidad de Costa Rica, entre ellos Ronald Arrieta.

El ICE reitero a la federación en una carta en la que también le piden aclarar que no participan en un proyecto de estas características para no crear expectativas falsas en su licitación para facilitar la incineración.

El Plan de Expansión de la Generación Eléctrica (2018-2034) del ICE, deja muy claro “que el país tiene garantizada la atención de la demanda eléctrica para los próximos ocho años, a partir de una matriz de generación renovable, confiable y diversa, consolidando un modelo eléctrico nacional basado en fuentes renovables”.

“Por lo tanto, no se considera la adición de capacidad instalada al Sistema Eléctrico Nacional hasta el año 2026 con la planta Borinquen 1”, precisa el oficio del ICE a la FEMETROM.

Mediante el oficio 0060-300-2020 de fecha 17-07-2020 la presidencia del ICE niega su participación e indica que no van a facilitar ningún terreno para hacer la incineradora (o cualquier tipo de combustión química) de residuos para generar electricidad producto de este tipo de actividad.

“La Incineración NO está considerada por ninguna entidad mundial como energía renovable, más bien es una actividad tremendamente entrópica y contaminante que compite con el manejo integral de residuos y tiene impactos ambientales y sociales terribles.” Indicó el máster en agro biología ambiental y ecologista Fabián Pacheco.

Agregó el experto que “es evidente que FEMETROM anda haciendo enredos en SICOP generando falsas expectativas para ver quién muerde el anzuelo, pareciera ser que en este intento de gestionar los residuos municipales lo más limpio es la mal llamada basura. Nos parece muy lamentable, vergonzoso y esto afecta la imagen del país”, que promueve su imagen de país limpio y carbono neutral.

Marcela Guerrero presidenta ejecutiva del IFAM indicó que “la posición de IFAM en concordancia con la posición del Gobierno estableció avanzar en materia de gestión integral de residuos en todas aquellas actividades que tengan por naturaleza menores impactos. No solo disminuyendo los gases de efecto invernadero y cuidando la salud de las personas a través de la calidad del aire”.

Además, señalo que el gobierno promueve “que las actividades que se desarrollen se apeguen al plan de descarbonización y que generen empleos de calidad bajo la lógica de la economía circular. La Incineración evidentemente no es una actividad acorde con las aspiraciones del gobierno de trabajar la gestión integral de residuos. Se deben impulsar iniciativas que vayan a estimular la calidad de vida de las personas. La gestión integral de residuos debe hacerse desde la separación, compostaje, la valorización, la reutilización y el reciclaje. Hay una serie de tecnologías que ciertamente quedan superadas y debemos buscar las que se adaptan al Plan de Descarbonización y hacia una economía verde”.

El Bloque Verde, que agrupa varias organizaciones ecologistas, interpreta que la FEMETROM lanzó un “desesperado intento para lograr la instalación de una incineradora de basura en la Gran Área Metropolitana (GAM) pero “la va a tener cuesta arriba” señaló Pacheco quien destacó que ya la municipalidad de Belén de forma unánime rechazó ser parte del proyecto y diversas organizaciones ecologistas hacen presión para evitar que una planta tan contaminante y contraria a la política ambiental del gobierno, se instale en Costa Rica.